Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Peregrinaje en el tiempo

El camino ha sido largo, desde que salieron de las tierras de Irlanda hace ya algunos meses, los cinco religiosos han sufrido toda clase de inclemencias. Ante sus ojos, majestuosa y enigmática, la ciudad de Roma. Es tarde y ya empieza a oscurecer, la luz del sol se vuelve tenue y algo macilenta como la de una vela que está a punto de consumirse, el frío atraviesa sin piedad los hábitos de los cinco religiosos que algo cansados del viaje comprueban con cierta satisfacción la consecución de su objetivo: por fin están en Roma para entrevistarse con el Papa.
 No han sido fáciles estos últimos años para Inocencio II, no lo han sido ciertamente para  hacer valer su autoridad, las luchas de poder de estos años frente a los partidarios de Anacleto II le han ido pasando factura, y aunque tras el fallecimiento de éste el cisma se había dado por zanjado, lo cierto es que aún quedan ciertas tiranteces que hay que solventar.    Ya instalados, tras un reconfortante baño, los religiosos proceden a dar…