Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2013

Pincho de jamón serrano con huevo de codorniz

Es fácil de hacer y además está rico, rico. Tomamos unos panecillos y los tostamos un poco. En un bol aparte rallamos un tomate o dos según los pinchos que queramos hacer. Una vez que hemos rallado el tomate le echamos unas gotitas de aceite y le añadimos sal al gusto. Lo removemos bien y si está a nuestro gusto mejor. Untamos los panecillos con la salsa de tomate que acabamos de hacer y encima colocamos las tiras de jamón o lonchitas de jamón serrano.   En una sartén que habremos impregnado de un poquito de aceite, casi nada vamos que si le dais con un papel de cocina untada con aceite mejor. Lo calentamos a fuego suave y echamos uno a uno los huevos de codorniz. De manera que cuando se cuaje la clara lo sacamos y lo colocamos encima del jamón y luego seguimos con el siguiente. Nada de echarlos todos de golpe. Le echamos un poquito de sal a la yema y ya está. Así de sencillo.

¿Alguien se acuerda de Norma Jean?

Todos se acuerdan de Marilyn, y de Norma Jean, ¿quién se acuerda? Todos amaron al personaje, pero no a la mujer que se escondía debajo de la piel de aquel mito. Ella lo sabía, por eso dijo aquella frase “Los hombres dicen que me aman, pero ¿a quién aman? a Marilyn".



 No tuvo una infancia fácil, ni feliz. Al poco de nacer su padre las abandonaría a ella y a su madre, quien padecía esquizofrenia. La pequeña Norma pasó por casa de sus abuelos, el orfanato y varias familias adoptivas, hasta casarse con dieciséis años con James Dougherty, uno de sus vecinos que trabajaba en una fábrica de material aeronáutico.  Trabajó en una fábrica revisando paracaídas y un fotógrafo que visitó dicha fábrica fue quien la descubrió por casualidad mientras realizaba un reportaje sobre la contribución femenina a la economía de guerra. La revista Yank le ofreció un contrato de modelo. Y ahí es cuando empieza a forjarse el mito..Primero le cambiaron el color de pelo..aún no de la tonalidad que luego la har…