Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

En mi rincón

Aquí en este rincón, me refugio entre las notas de una canción, en las cuerdas de una vieja guitarra, o en la penumbra de mi habitación.
Aquí puedo ser yo, navegando entre palabras se desliza mi alma y se desnuda mi corazón.
Aquí en este rincón, me siento libre como un pájaro, surcando el cielo entre nubes blancas; a menudo, algún  nubarrón.
A veces la brisa me lleva a playas lejanas, bajo un arcoiris de esperanza con la estela de la ilusión.
Otras, la lluvia me empapa entreabriendo heridas que a la realidad me devuelven; maldita desilusión.
En mi rincón soy lluvia, llanto, risa, alegría, canto y poesía; pero siempre.... soy yo.

El cuadro II

Tras lo sucedido, Samuel decide ir al pueblo más cercano a visitar a alguien muy querido para él y que quizás podría ayudarle a aclarar esta locura.
  En la cocina la olla expréss silba sin parar. El aroma a cocido se desliza por todos los rincones de la casa. Samuel aspira lentamente el delicioso aroma. Hacía tanto tiempo que no visitaba a su abuela que había olvidado el aroma de hierbabuena en uno de sus platos favoritos...Estaba guapísima a pesar de su edad. Su pelo plateado y ondulado recogido en un moño la hacían más delgada. Sus ojos de un verde intenso aún brillaban con la intensidad de una mujer llena de vida, su sonrisa afable la hacían más bella aún.  -Cómo has cambiado Samuel-le comenta su abuela,mirándole fijamente.  -Si abuela, creo que he envejecido de un día para otro-se ríe abiertamente. -Siempre con tus bromas. -Ah, este es Germán-le presenta a su abuela.-Es un compañero de trabajo. Estamos aquí para hacer un estudio geológico sobre unos terrenos de la zona. -Encantado de…

A la espera...

Voy a sentarme aquí, no creo que tarde mucho. Me ha dicho que espere que enseguida vuelve.

Parece que se retrasa un poco. Bueno, seguiré esperando. Aquí se respira tranquilidad. 


Me dijo: espérame un poquito que enseguida vuelvo. Pero aún no ha vuelto...Creo que tarda un poquito, ¿verdad?

Nada que no aparece, y para colmo el cuervo me quiere robar el sombrero. Llamaré a ver que pasa.

¿Se me escucha?....¡oye, que mira, no te enfades!....no sé cuándo llegaré...es que he pillado un atasco. Voy a pedir refuerzos y enseguida estoy allí.

Aquí sigo esperando, pero ya no estoy solo. He encontrado algunos amigos que también están esperando... como yo. 

¡Vamos caballito que ya queda poco! Es por aquí..¡Seguidme!

-Creo que era aquí dónde le dije que me esperase. ¡Qué rabia, ya no está!Desde luego, la gente ya no tiene paciencia! -¿Y no crees que has tardado un pelin? -Qué va, poquísimo. Solo unos mesecitos de nada. 

Los del Río y la Macarena.

Este dúo sevillano tiene una amplia trayectoria. Entre sus éxitos más sonados quizás yo destacaría aquella sevillana tan pegadiza que decía...ah sí, ya me acuerdo.. Sevilla tiene un color especial, y claro cómo no: la archiconocida Macarena. Esta canción tiene su historia, y cuando menos el estribillo se les ocurrió en su visita a Venezuela. Resulta que estaban en una fiesta privada que daba el empresario venezolano Gustavo Cisneros, y en esa fiesta una joven profesora de flamenco actuó en honor a los del Río. Pues bien, la chica parece ser que bailaba-supongo que seguirá bailando-fenomenalmente bien, tan bien que uno de los del Río, le dijo: dale a tu cuerpo alegría Magdalena....Lo que no entiendo, es porqué dijo Magdalena, cuando la bailaora en cuestión se llama Diana Patricia. Debe ser porque decir: dale a tu cuerpo alegría Diana Patricia, no queda rítmico o vete a saber. Lo de Macarena viene porque la hija de uno de los componentes del dúo se llama Esperanza Macarena y por eso ter…