Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2015

La confesión

Nos conocíamos desde niñas. Aún recuerdo aquel estúpido juego de las casitas en el que siempre me tocaba hacer de padre. Odiaba que siempre me tocase ese papel, me hacía sentir un mar de sentimientos contradictorios, algo que en ese momento no entendía.  Ella, siempre se reservaba el papel madre y me pedía que la besara. ¡No así no! Protestaba enfadada. ¡Cómo lo hacen los mayores! Al principio me resistía, luego descubrí que me gustaba, pero también me hacía sufrir.             Fuimos creciendo, ella se convirtió en la más popular del colegio. Todos querían estar con ella. Se sabía querida por todos y jugaba con todos…conmigo también. Al comenzar el instituto se marchó, sus padres se mudaron a otra ciudad y dejamos de vernos. De vez en cuando recibía una carta suya hablándome de cómo nos echaba de menos a toda la pandilla, sobre todo a mí.
       Me volví a encontrar con Alice en la Universidad; yo estudiaba Periodismo; Alice, Imagen y Sonido. Fue una alegría inmensa, nuestros padres ta…

¿Síndrome postvacacional?

Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…