Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Diálogo entre suicidas

- Vaciar la mente y saltar, dejar la vida pasar en caída libre y abandonarlo todo. Un golpe contra el agua y los pulmones se irán llenando de la negrura que ahogará poco a poco a los problemas para hacerlos desaparecer. ¿Eso es lo que busca?
-Si cree que me va a convencer de que desista con esa extraña perorata se equivoca. -No, no trato de hacerlo. Yo también lo intenté, pero no tuve la suficiente inconsciencia para seguir adelante. ¿Ve estas vendas en mis muñecas? Lo intenté el lunes. Hoy es miércoles, tampoco hace tanto.  -¿Y a mí qué? -¿Sabe qué pienso? que es usted un cobarde. Sí, no me mire con esa cara. ¿Tiene usted mujer, hijos? -¡Déjeme en paz y márchese! Sí tengo mujer y dos hijos. Una hipoteca y una deuda enorme que no podré pagar en toda mi vida.  -Además de cobarde es usted un egoísta y un mal padre. -Oiga, se está pasando. ¿A que le cruzo la cara a hostias? -Ah, que no le gusta que le digan la verdad en su cara. ¿Acaso cree que su muerte soluciona el problema? No amigo, el probl…