Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2017

Me está mirando X

El inspector Smith decidió tirar de hemeroteca a fin de averiguar algo más sobre el incendio del hospital psiquiátrico. Después de casi dos horas mirando la pantalla del ordenador solo logró un  fuerte dolor de cabeza. Nada, apenas unas pocas notas, pero nada interesante. Decepcionado salió de la biblioteca pública y se encaminó a la farmacia de la esquina en busca de un remedio para el fuerte dolor de cabeza. Al salir de la farmacia, el móvil empezó a vibrar anunciando un mensaje: era Anderson citándole en la cafetería de Harry, su cuñado.
Miró el reloj, aún faltaban diez minutos, se tomó una pastilla para el dolor de cabeza y un poco de café mientras leía las noticias deportivas del día. Volvió a mirar el reloj con impaciencia, los minutos parecían pasar muy despacio ¿Qué sería aquello qué había descubierto Anderson? Pidió otro café y un croissant. A los pocos minutos apareció Anderson,
-Hola jefe-saludó. Tras pedir otro café le entregó una carpeta.
-¿Qué es?-preguntó el inspect…

Me está mirando (VIII)

No había mucha gente en la cafetería, solo media docena de clientes diseminados por el local, apuraba el café mientras miraba el reloj, el agente Anderson se retrasaba. El oficial Smith decidió pedir otro café, miró de nuevo el reloj. Oyó la puerta, detrás de un hombre de mediana estatura apareció Anderson que parecía algo apurado. Se acercó a la barra a pedir que le llevaran el café a la mesa donde se encontraba el oficial y tras saludar al camarero avanzó hasta la mesa donde le esperaba.
-Perdone oficial, hubo un pequeño problema en el hospital y no he podido venir antes-se excusó.
-¿Y García, que tal va?-miró fijamente a su interlocutor. Anderson tragó saliva. 
-No creo que despierte hasta mañana-respondió mirando al café.-No tuve otra opción, el doctor Marcus me ordenó que le pusiera un potente calmante.
-Debió ser una magnífica actuación la de García-ironizó Smith.
-De Óscar, hasta yo mismo pensé que estaba fuera de sí, de no ser porque me guiñó el ojo, pero ya era tarde...ya le había…