Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2017

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Me está mirando (VIII)

No había mucha gente en la cafetería, solo media docena de clientes diseminados por el local, apuraba el café mientras miraba el reloj, el agente Anderson se retrasaba. El oficial Smith decidió pedir otro café, miró de nuevo el reloj. Oyó la puerta, detrás de un hombre de mediana estatura apareció Anderson que parecía algo apurado. Se acercó a la barra a pedir que le llevaran el café a la mesa donde se encontraba el oficial y tras saludar al camarero avanzó hasta la mesa donde le esperaba.
-Perdone oficial, hubo un pequeño problema en el hospital y no he podido venir antes-se excusó.
-¿Y García, que tal va?-miró fijamente a su interlocutor. Anderson tragó saliva. 
-No creo que despierte hasta mañana-respondió mirando al café.-No tuve otra opción, el doctor Marcus me ordenó que le pusiera un potente calmante.
-Debió ser una magnífica actuación la de García-ironizó Smith.
-De Óscar, hasta yo mismo pensé que estaba fuera de sí, de no ser porque me guiñó el ojo, pero ya era tarde...ya le había…