Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Visita inoportuna

       Nacho estaba aburrido, hacía cinco meses que andaba detrás de una chica de Sabadell, pero esta ni caso. Desesperado y aburrido, en su casa frente al ordenador, enciende un cigarrillo, y harto de ver videos de carreras de coches y motos, abre el facebook, no hay nadie con quien charlar, juega, de repente ve un video de Extremoduro y en su mente se abre una luz. Empieza a recordar su época de estudiante, cuando tenía 15 años, y sobre todo la luz del sur, Huelva, sus amistades de entonces. 
Por aquél entonces, estudiaba F.P.en la familia profesional de  Administrativo en los Salesianos de Huelva, allí conoció a una chica muy simpática y muy guapa, por la que se sentía atraido. Eran tiempos felices, recuerda, se saltaban algunas clases, como la de la profesora Genoveva, menudo tostón, la profesora de contabilidad. Cuando tocaba su asignatura Nacho, solía irse con Silvia Vázquez Díaz y José Luis, al parque de enfrente, a fumar sus canutillos, y allí con sus walkmans Nacho descubrió a  Extremoduro, le fascinaba su música, pero más le fascinaba la sonrisa de Silvia. Al poco tiempo, apareció en su vida María Leandro, una chica guapísima que andaba loquita por Nacho, era una chica alegre sin prejuicios de ninguna clase y muy absorbente, no dejaba a Nacho ni un segundo le tenía totalmente controlado, eso hacía que Nacho perdiera la cabeza por ella, dejando de lado a Silvia. Al terminar los estudios Nacho se tuvo que trasladar con su familia a Sabadell, pues la empresa para la que trabajaba su padre le había ascendido de categoría, y eso implicaba el traslado a la empresa de Sabadell, allí le esperaba también un buen trabajo de administrativo en la misma empresa para Nacho. Estaba feliz, se lo contó a Silvia, que se alegró muchísimo por él y por su familia, no así a María pues se marchaba lejos aquél a quien podía manejar a su antojo.
Con el paso del tiempo, Nacho había tenido otras relaciones, pero ninguna duradera. Ahora a sus 33 años se preguntaba sobre qué habría sido de sus amigos de esa época. Como sabía que Silvia era una fanática de Extremoduro, tomó la decisión de publicar un mensaje para ella en los comentarios del video en Youtube, pero lo único que consiguió con tan excéntrica idea fue la burla y la mofa de todos los que entraban a comentar el vídeo, y dada su insistencia hasta alguno se atrevió haciéndose pasar por Silvia para decirle que no quería saber nada de él y que era un pesaaaooo, esas fueron sus palabras. Así que decidió averiguar algo por su cuenta, así que dio con el paradero de José Luis a través de Facebook, y después de colgar en su muro 20 mensajes, José Luis no tuvo más remedio que contestarle que Silvia seguía aún en Huelva. Así que Nacho, decidió pasar a la acción como si de un sabueso se tratara y buscó a través de las páginas blancas de telefónica y pudo averiguar el domicilio y el teléfono, pero al llamar tuvo la mala suerte de que al otro lado del hilo telefónico le contestaran que esa persona se había cambiado hace quince días de domicilio, que ahora residía en el centro, y le dio la dirección.
Con la dirección de Silvia, Nacho no se lo pensó dos veces quería verla a toda costa así que intentó dejarle un mensaje a José Luis pero este ya habia cancelado la cuenta en facebook, pero hete aquí que Nacho ya había apuntado la empresa para la que trabaja José Luis y llamó a su amigo a la empresa para comentarle que iba camino de Huelva, después de tantos años volvía para reencontrarse con sus amigos. José Luis casi no salía de su asombro y desesperado llamó a Silvia para avisarla de que estuviera preparada por si se lo encontraba.

A las diez de la noche, aparece Nacho en la puerta de la empresa de José Luis y pregunta en la recepción por él, pero le comentan que ya se ha ido a casa, entonces Nacho que tiene ganas de ver a su amigo le pide la dirección y allí que se dirige. Cuando llega al edificio, se da cuenta que su amigo ha progresado bastante y que vive en un barrio de clase media alta, y seguro que estará casado. Mira el portal y llama al telefonillo, al pronto contesta la voz de un chico y le contesta que es un viejo amigo de su padre, el chico le abre y Nacho sube feliz pues ya está cerca de saber dónde vive Silvia, llama a la puerta y le abre la mismísima Silvia y Nacho se queda paralizado, blanco como una puerta, al lado de Silvia está una niña de tres años y por detrás asoma José Luis que le saluda y le dice que ya que está ahí que pase. Nacho no sabe qué hacer, pero no obstante acepta la invitación con un poco de recelo pues ve que a Silvia no le agrada mucho la visita, han pasado muchos años y él no se portó muy bien con ellos desde que empezara a salir con María Leandro. Al cabo de un rato Nacho se fija en el hijo mayor de José Luis que no para de reírse, entonces Nacho le pregunta que es lo que le hace gracia y le contesta que el fue el que le contestó en el youtube en nombre de su madre. Nacho al oirlo muda de color y decide dar por concluida su visita. Camino al hotel más cercano piensa que ha sido un inconsciente por su parte, y que no ha sido buena idea intentar entrar en la vida de alguien que ya le había olvidado, ahora siente como si se hubiese quedado como el título de la canción de Extremoduro "emparedado"

Comentarios

  1. De vuelta al pasado? Ni para coger impulso. Siempre mirando hacía adelante.

    ResponderEliminar
  2. jajaja mira el video de Extremoduro y lee los comentarios y de uno de ello nace esta historia. La idea fue de una amiga que empezamos de broma y al final me surgió la idea, menudo hartón de reir nos dimos a costa de algunos comentarios de videos musicales, es que en mi vida me había reído tanto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a