Ir al contenido principal

Obsesión IV

En una habitación gris y sin ventanas se encuentran Judith y María de la Riva. La iluminación es escasa, y el centro de la habitación la preside una destartalada mesa de madera y dos sillas. En un rincón hay dos viejas literas, al otro extremo un biombo de color negro oculta un pequeño lavabo y un pie de ducha. Las dos examinan minuciosamente la habitación y luego se miran la una a la otra fijamente, al principio no dicen nada. Pasado unos segundos María rompe su silencio...
-No entiendo esta situación-comenta María con cierta desesperación.
-¿Qué diablos está pasando?-pregunta enfadada Judith.
-Eso mismo me pregunto yo-le responde María.-Ignoro qué mente enferma ha tramado toda esta farsa y mucho menos qué es lo que busca.
Al instante, alguien abre la puerta de la habitación. Un encapuchado señala a Judith y le ordena que le siga. Al dirigirse hacia la puerta Judith mira hacia atrás, a María, con cara de miedo. El encapuchado la coge del brazo y la obliga a salir. Judith le propina una fuerte bofetada y el encapuchado se la devuelve. 
 Al cerrarse la puerta, María se sienta sobre la litera y preocupada por la suerte de su compañera y luego se echa a llorar.
 Judith sigue al encapuchado por un largo pasillo oscuro. Llegan hasta una habitación y al entrar encuentra a otro hombre. Mira hacia el encapuchado y luego le descubre el rostro.
-¿Qué te ha parecido mi actuación?-le pregunta sonriendo.
-¡De Óscar!-responde Alberto que la rodea por la cintura y luego la besa apasionadamente.
-¡A ver chicos, que estoy yo aquí delante!-les recuerda Julio, que no para de mirar el reloj.
-¿Aún no ha venido Javier?-pregunta Judith.
-No aún no, y empiezo a mosquearme-le responde Alberto.
-El que me da pena es el pobre de José-comenta Judith en tono de burla-sin comerlo ni beberlo está comiéndose todo el marrón él solito.
-Debes hacerte con las llaves del apartamento de María de la Riva sin que ella se dé cuenta-ordena Alberto.
-Echad en su comida algún somnífero y así me podré hacer con la llave sin problemas-propone Judith.
-¿Y si nos equivocamos y te lo tomas tú?
-A ver merluzos, traed una pizza y en mi porción ponéis más queso.
-¿Y si no le gustan las pizzas?-insiste Julio.
-Pues la echáis en la ensalada y punto-repone Judith algo molesta.
-Por cierto, habrá que pedir un rescate a la familia para que crean que el móvil de secuestro es ese-recuerda Alberto.
 Vuelve a la habitación poniendo cara de asustada. María la abraza y trata de consolarla. Judith le comenta que la han amenazado con dejarlas allí encerradas y que piensan pedir un rescate por ella.
 María se queda pensativa, si ese era el móvil del secuestro por qué escribir aquellas cartas. ¿Sería alguno de los secuestradores o era otro individuo el que las había escrito? Se siente confusa, pero no dice nada. Judith la observa como quien observa a una muestra en un microscopio.

Continuará...


Comentarios

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Van dos egipcios por el desierto. De repente uno tropieza con algo. - ¡Oye, mira qué roca mas rara! - Sí, parece una pirámide Se ponen a excavar ambos y desentierran una pirámide. - ¡Es una pirámide! - ¡Vaya que sí! ¡Tengo una idea! - ¡Díme! - Vamos a avisar al equipo arqueológico americano. Esa gente es profesional y seguro sabe todo esto. - ¡Vale!
   Avisan al equipo arqueológico americano que viene con sus jeeps,trailers, caravanas y helicópteros llenos de aparatos científicos. Se meten en la pirámide y al cabo de dos años salen. - Vaya... sí que se han tomado su tiempo. ¿Qué han averiguado? -dice uno de los egipcios-. - Pues -responde el portavoz del equipo americano-después de laboriosas investigaciones hemos averiguado que esta pirámide fue construida entre el 1500 y el 2000 antes de Cristo. - ¿Sólo eso, después de dos años sólo han averiguado eso? - Pues sí.   Los dos egipcios deciden llamar a los investigadores alemanes. - Esos son más lanzados en este tipo de investigaciones.    Vienen los …

El Llano de Brujas (Murcia). Leyenda sobre su nombre.

Con esta entrada queda inaugurada la sección curiosidades, claro que también podía llamarle pueblos con nombre o historia curiosa, no sé de momento lo dejamos como curiosidades. Pues esta mañana estaba mi padre comentando algo sobre el nombre de algunos pueblos y me preguntó cual sería la razón del nombre de esta localidad murciana, el Llano de Brujas, así que buscando y buscando me encontré con una leyenda curiosa que reproduzco fielmente a continuación y luego dejaré el enlace por si alguien quiere saber algo más de la localidad.
El singular origen de su nombre    El topónimo de Llano de Brujas no revela raíz árabe como es el caso de otras pedanías de la Huerta de Murcia, pero atesora una historia peculiar. El erudito e investigador de la literatura popular murciana, Pedro Díaz Cassou, atribuye el origen del nombre de la pedanía a un curioso episodio protagonizado por un fraile carmelita, conocido como Padre Tomatera. La leyenda cuenta que este carmelita sufrió una alucinación o u…