Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Obsesión VII

   Las ocho de la mañana. Suena el despertador, José apenas ha dormido dándole vueltas a todo lo ocurrido y al extraño comportamiento de Javier. Qué es lo que iba a hacer en el apartamento de Judith y por qué se fue así de repente sin más.
   Enciende la cafetera y Luna aparece exigiendo su desayuno. Mientras prepara unas tostadas algo le viene a la cabeza, pero lo deshecha. No puede ser...
    Se asoma a la ventana mientras apura el café, ahí sigue el coche de la noche anterior. Está seguro de que se trata de la vigilancia que le habían advertido.

    Javier espera nervioso nuevas instrucciones. Mira impaciente el móvil. Un sms le llega al momento..."vigila el apartamento de María de la Riva. Si ves algo sospechoso avisa. Pronto pasaremos a la siguiente fase".

    Julio decide llamar a María de la Riva. Le hace saber que han pedido un rescate. A continuación, le pide que escriba una nota rogando a su familia que paguen la suma que piden los secuestradores. María escribe la carta y les da la dirección de su familia. No le queda otra opción que hacer lo que le piden, piensa mientras la llevan de nuevo a la habitación en la que se encuentra recluida con Judith. 
    En estos momentos desearía que todo lo que la está sucediendo solo fuera un sueño, un maldito sueño. Pero no, no lo es. Además está esa chica-Judith-de la que no se fía nada. 

-¿Qué ha pasado?-pregunta Judith-¿No te habrán hecho algo verdad?
-Me han dicho que van a pedir un rescate de un millón de euros, y me han obligado a escribir una nota a mis padres rogándoles que paguen.
-¿Y tú crees que tus padres pagarán?
-Ni mis padres, ni yo misma tenemos esa cantidad.
-Pero con todos los premios y las películas...
-No, Judith no todo es como algunos lo pintan. En estos años he ganado mucho dinero, pero no llega a esa cantidad.
-Entonces...
-Entonces, puede pasar cualquier cosa-responde María desanimada-aunque supongo que mis padres removerán cielo y tierra para conseguirla, dudo mucho que lo reúnan en dos días tal y como exigen estos malnacidos.
-Entiendo.
María no dice nada más, se queda sumida en sus pensamientos. No tiene más ganas de hablar.
 Judith parece preocupada y se hace mil preguntas, y si todo se les fuera de las manos. ¿Podría ella controlar a Julio y a los demás si todo saliera mal? En el fondo se arrepiente de todo.

Continuará...


Comentarios

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a