Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Jamón de York al paté con espárragos


   Dependiendo de los comensales, haremos mayor o menor cantidad. Necesitaremos varias lonchas de Jamón York, paté o foie-gras(lo mismo da, uno que otro) y un poquito de nuez moscada(debe echarse muy poquito). Y luego haremos la bechamel para cubrirlo todo.
   Es una receta sencillísima de hacer. Cogemos las lonchas de Jamón York y las pasamos un pelin a la plancha ( hay quien las deja tal cual, lo dejo al gusto) luego se unta con el paté o foie-gras por un lado solamente y se coloca en en ese lado un espárrago blanco y lo enrollamos. Para que no se nos abra podemos utilizar unos palillos en los extremos. Un dato importante a tener en cuenta es que tenemos que escurrir bien los espárragos para que al gratinarlo en el horno no suelte demasiada agua.
  A continuación lo colocaremos en una bandeja para hornear y lo cubriremos con la bechamel. Luego se espolvorea con un poquito de nuez moscada y lo introducimos en el horno, solo para gratinar. Cuando lo hayamos gratinado ya estará listo.
  Para hacer la salsa bechamel, precisaremos los siguientes ingredientes:
- 100 grs de harina
-100 grs de mantequilla
-1 litro de leche caliente
-sal
- pimienta (opcional)
    En caso de que seáis pocos comensales calculáis la mitad de todo, y así no tenéis demasiada salsa bechamel.
   Poned un recipiente al fuego suave con mantequilla o margarina ( lo que tengáis, con la margarina también sale deliciosa), y cuando esté derretida, añadid la harina y mezclad bien para que no queden grumos ( no asustarse si quedan algunos con la leche desaparecerán). A continuación, ve incorporando la leche caliente poco a poco sin dejar de remover. Una vez que hemos añadido la leche, lo dejamos a fuego lento unos quince o veinte minutos para que cueza, teniendo cuidado de que no se pegue. Salpimentad. 
   Nota importante a tener en cuenta: si hacemos la bechamel en un recipiente de aluminio la bechamel tomará color si utilizamos varilla metálica para remover. Bien pues buen provecho.



Comentarios

  1. Viene bien ahora para las fechas que estamos, la probaré...

    ResponderEliminar
  2. Pues sí además son ideales para estas fechas. Yo la pienso hacer en esta semana. A mi me gusta mucho. Y además en el caso de que no tengas nuez moscada, si no la hechas no pasa nada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a