Ir al contenido principal

Me está mirando X

El inspector Smith decidió tirar de hemeroteca a fin de averiguar algo más sobre el incendio del hospital psiquiátrico. Después de casi dos horas mirando la pantalla del ordenador solo logró un  fuerte dolor de cabeza. Nada, apenas unas pocas notas, pero nada interesante. Decepcionado salió de la biblioteca pública y se encaminó a la farmacia de la esquina en busca de un remedio para el fuerte dolor de cabeza. Al salir de la farmacia, el móvil empezó a vibrar anunciando un mensaje: era Anderson citándole en la cafetería de Harry, su cuñado.
Miró el reloj, aún faltaban diez minutos, se tomó una pastilla para el dolor de cabeza y un poco de café mientras leía las noticias deportivas del día. Volvió a mirar el reloj con impaciencia, los minutos parecían pasar muy despacio ¿Qué sería aquello qué había descubierto Anderson? Pidió otro café y un croissant. A los pocos minutos apareció Anderson,
-Hola jefe-saludó. Tras pedir otro café le entregó una carpeta.
-¿Qué es?-preguntó el inspect…

Chiste del animal raro


   Esto es un hombre que no sabe qué regalarle a su mujer,  y esta que tiene ganas de vengarse de su marido por el último regalo que le hizo va y le dice:
-Pepe para el día de mi cumpleaños quiero un animal raro que no se haya visto jamás y si no es así no vuelvas.
-¿Y dónde quieres que lo encuentre? desde luego se te ocurre cada cosa hija.
 Pepe va a la tienda de animales más cercana a su casa y hablando con el chico que lleva la tienda le comenta su caso.
- Bueno animales raros ahora mismo, mira llévese este perro con lunares..lo nunca visto oiga.
 El hombre va a su casa muy contento con el perro a lunares y se lo enseña a su mujer. Esta enfadada va y le dice:
-¿ Pero tu eres tonto o qué?  un perro a lunares...¡pareces memo! yo cojo a un perro y le pinto unos lunares y ya está.
 El hombre vuelve a la tienda y le comenta que su mujer no se lo ha tragado y que le de otro animal a ser posible uno exótico.
-¡Tenemos un mono narigudo!
 El hombre vuelve a su casa muy contento con el mono narigudo y la mujer cuando lo ve casi le da un ataque.
- ¡Mira Pepe una cosa es un animal raro y otra un animal feo, no confundamos los terminos!
 Pues nada Pepe otra vez para la tienda y el chico ya que no sabe qué hacer. 
-Mire aquí tenemos un lagarto australiano, conocido como lagarto del cuello de frilled. 
- Espero que esta vez mi mujer no ponga ninguna pega, ya sabe como son a veces las mujeres, no hay quien las entienda.
  Cuando Pepe llega a casa y le enseña el lagarto casi se lo pone de sombrero y le envía de nuevo a la tienda de animales con un ultimátum.
- ¡Hasta que no encuentres el animal raro no entras a casa!
  El hombre desesperado vuelve a la tienda y le ruega al chico que le de un animal raro de verdad que si no no podrá pisar de nuevo su casa.
- Ha tenido suerte caballero, ahora mismo nos acaba de llegar desde Asia un animal raro, raro.
- Sí, no me mienta por favor.
 - Se llama Pototo y aún está en estudio. Si dices una palabra y luego su nombre se come lo que le hayas nombrado.
- ¡Anda yaaa!
 - Le voy a hacer una demostración.
-¡Venga!
- ¡Pototo maceta!
Y Pototo de inmediato va y  ñam, ñam se come la maceta.
-¡Oiga este bicho si que es raro!
- ¡Lléveselo verá como le gusta a su mujer!
 El hombre va y se marcha feliz a su casa con su regalo. Al llegar se lo enseña a su mujer.
-¡María mira ahora si que tengo un animal raro!
- Vamos a ver que traes ahí
-Este animal si le nombras algo se lo come.
- ¡Estoy yo que me lo creo!
- Verás te lo demostraré...¡Pototo silla!
 Pototo va y ñam, ñam se come la silla.
 ¡Oye si que es raro! pero voy a probar yo, no vaya a haber trampa.
-Prueba tu
-¡Pototo mesa!
 Pototo va y ñam, ñam  se come la mesa.
-¡Qué curioso! me ha gustado mucho el regalo cariño, pero ¿cómo se llamaba?
-Pototo
-¿Petete?
-No, Pototo.
-¿Patoto?
-Que nooo, Pototo.
-¿Cómo dices,Pitoto?
-¡Po-to-tooo!
-¿Petoto?
-¡Pototo cojones!
Y va Pototo y ñam, ñam.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a