Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

La localidad de Malcocinado. Orígen de su nombre.



Siempre he oído hablar a mi padre de este pueblo, y siempre me ha llamado la atención su nombre. Y ya que la semana anterior inauguré la sección de curiosidades, pues vamos a indagar la razón de tan curioso nombre.  Malcocinado es un pueblo situado al sureste de la provincia de Badajoz y pertenece al partido judicial de Llerena.
   Lo primero que sugiere el nombre de este pueblo la primera vez que lo oyes, es que algún rey que pasaba por allí se paró a comer allí y le pusieron de comer manjares que no fuesen de su agrado y como venganza le pusiera ese nombre, pero no es así. La verdad es que existen varias leyendas sobre ello; la primera haría referencia a que en el lugar existía una posada en dicha localidad que era frecuentada por un bandolero conocido como Marcos Cinado y de ahí derivaría fonéticamente el apelativo Malcocinado. Otra leyenda es la que el tal Marcos Cinado sería en realidad un cacique, y que el tal Marcos Cinado sería supuestamente el fundador de la localidad y de ahí su nombre. De hecho parece ser que el pueblo se conocería hasta 1936 como Marcocinado, y así se podía leer en los letreros de señalización del pueblo. De hecho mi padre me cuenta que él siempre lo había oído nombrar como Marcocinado.
     Pero existe otra posible explicación del topónimo: es que el origen del pueblo es sin duda un asentamiento de pastores dependiente de Guadalcanal, y si tenemos en cuenta la definición del diccionario del término malcocinado: "Lugar de la dehesa en el que se depositan los restos de las reses muertas" puede que ahí esté la justificación al nombre del pueblo.
   La aparición de Malcocinado se fecha en el siglo XVI, según se recoge en libros de Acuerdos y documentos varios que se hallan en el Archivo Histórico de Azuaga. Hasta mediados del siglo XVIII no adquiriría la consideración de aldea.
   
 En esta página se encuentra mucha más información para quien le interese saber algo más de Malcocinado.

Comentarios

  1. Ni idea que existía un pueblo con ese nombre. En el fondo es una faena, porque pasas por ahí y pararte a comer desde luego que no te apetece, no sea que vaya a estar "malcocinado" ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues ya ves igual ahí cocinan la mar de bien y el nombre no les hace justicia. Hoy me acordé de otro pueblo el de Magacela que tiene una leyenda sobre su castillo, pero ese ya lo pondré otro día. Del Entredicho encontré dos pueblos pero no leyenda así que hablase de su nombre..

    ResponderEliminar
  3. Puede que hayas oído hablar de un personaje ilustre de esta localidad, Valentín González González, "El Campesino" militar del bando repúblicano durante la guerra civil española.

    ResponderEliminar
  4. No...ni idea, pero veo que tu si que te has estado informando sobre el pueblo. Por cierto, pertenece al término de Caravaca, lo ví el otro día de casualidad en un mapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De El Entredicho (creo que era así el nombre)si hay dos pueblos con el mismo nombre, uno ciertamente pertenece al término de Caravaca y el otro que encontré está a pocos kilómetros de Bélmez en Córdoba. Pero miré para ver si hay alguna leyenda curiosa pero no hallé nada, en el segundo lo curioso es Bélmez, pero ya sabemos que eso es un camelo.

      Eliminar
  5. Los padres de una de mis amigas del instituto nacieron en ese pueblo.Cuando estudiábamos, nos turnábamos los lunes para comer uno en su casa y otro en la mía, y la verdad es que su madre cocinaba de maravilla.

    Por suerte para mí, el nombre del pueblo no tiene nada que ver con las artes culinarias de sus habitantes :)

    Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira eso me gustaría a mi en plan Guía Michelín pasar por diferentes pueblos y probar la gastronomía.....claro que eso ya lo hizo en Un país en la mochila José Antonio Labordeta, pero en fin ahora pasaría yo para ver como ha cambiado XDD. Y claro está que nada tiene que ver el nombre del pueblo con las artes culinarias de sus habitantes.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a