Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

De los fines del mundo

      Como me aburría esta tarde, me dije yo, esta tarde  voy a escribir una nueva entrada en mi blog. Luego cuando me senté frente al ordenador  y me pregunté ¿y de qué puedo hablar? Vaya pues como quien no quiere la cosa, me dije y  porqué no voy a tocar yo las narices con las predicciones de los fines del mundo, pero en plan así informal. Me puse a mirar información y casi me caigo de la silla. La cantidad de agoreros del fin del mundo que ha habido a lo largo de la historia. Pero como no tengo ganas de dar aquí una clase de historia sobre agoreros del fin del mundo desde la prehistoria hasta nuestros días, pues no lo hago. 
      El ser humano siempre ha tenido cierto "miedo" por así decirlo, lo digo, es más lo afirmo. Tiene miedo al devenir de los tiempos, al futuro, a que vengan unos seres enanillos verdes con antenas, o largos con cara de extreñío ( vale extreñido) y que nos invadan y nos expropien el globo terráqueo; que por cierto, lo tenemos hecho unos zorros con tanta contaminación. Bueno esto de los seres extraterrestres me lo he inventado, vale lo admito, aunque hay quien lo piensa y se monta cada artilugio gastándose una pasta gansa para detectar vida inteligente en otros planetas. Si existen de verdad y son inteligentes les entiendo perfectamente que no quieran entrar en contacto con nosotros, que ya con que nos carguemos un planeta del sistema solar ya hay bastante catastrofe, además pensarán que somos nosotros los aliens y los predators esos o como leches se llamen. Vamos que la Sigourney Weawer alienígena se lo debe estar pensando.  Pero nada no es eso de lo que pensaba hablar, que me lío y se me va la olla enseguida. Lo que quería decir que a lo largo de la historia, cada visionario, astrónomo, astrólogo e incluso cualquier vidente del tres al cuarto ha hecho su profecía acerca del fin del mundo, y luego conforme han pasado los años se ha comprobado como al final, todas esas teorías catastrofistas se iban desmoronando como un castillo de arena.
     En los últimos años recuerdo con el cambio de milenio, que surgieron una infinidad de sandeces que luego se han demostrado que solo eran eso, sandeces. Desde el efecto 2000 de los ordenadores que si se iban a apagar y miles de supercherías más. Y aquél mes de agosto en el que el diseñador de moda Paco Rabanne se le ocurrió hacer una interpretación de una de las profecías de Nostradamus, y se le ocurrió profetizar ( si al modisto, igual es que se pinchó con la aguja que había envenenado algún modisto de la competencia y el pobre sufrió alucinaciones) que la estación Mir caería sobre París y esta quedaría destruida. Tanto es así, que anunció que se retiraba de la alta costura. Y el pobre se le quedó cara de haba cuando comprobó que ni hablar del peluquín, que la estación Mir, estaba vieja y achacosa pero lo de caerse y destruir Paris,ya era otra cosa.
    Y luego vino lo del ocho de agosto del 2008 y el once de noviembre del 2011 y qué se yo... Y este año se impone la moda de los Mayas. Si estamos que lo tiramos, este año empezamos con que el fin del mundo, mire usted que cosas cae justamente el día de mi cumpleaños el 21 de diciembre, bingoooo. Vale, pues según unos ese sería el fin del mundo, para otros los Mayas no hablan de tal cosa en su calendario, sino de un cambio de ciclo. Y por si no tuvieramos bastante, aparece otro calendario Maya que retrasa el fin del mundo unos 7000 años, vaya que deben haber copiado del Gobierno de España con la edad de jubilación que ahora es a los 68, pues los Mayas la retrasan 7000 años de nada...Es lo que tiene ser una civilización antigua...Ah pero ojo al dato, que ese calendario es más antiguo que el anterior, por lo que se supone, que el otro es el que sigue siendo válido, vamos que para los que se habían alegrado de que les queda 7000 años y no lo van a ver, pues yo les hago esta observación para fastidiar ale. Es que me encanta incordiar. Pero he aquí mi predicción, el fin del mundo es para cada uno de nosotros el día que nos toca la lotería, digo que nos morimos, o algo más poético el día que nuestra energía vital abandona el envoltorio de nuestro cuerpo terrenal(¡puñetas que cursi me ha quedado!) así que a vivir que son dos días y a los agoreros que les den.
     

Comentarios

  1. No estoy muy al tanto de quienes se han dedicado a vaticinar el fin del mundo porque paso un poco de estos temas, pero yo diría que es más propio de astrólogos que de astrónomos, que son gente un poco más seria.

    Mi padre dice lo mismo, el mundo se acaba todos los días para aquellos que mueren. Pero eso es cierto? Sabemos que se acaba el mundo que conocemos, solo eso.

    ResponderEliminar
  2. Ha habido de todo un poco, ya ves hasta el modisto se ha atrevido con eso te lo digo todo. Después de muerto, no sé. Igual te parece un chiste, pero no lo es ....Recuerdo que una amiga nos contó que su abuela y una amiga acordaron en que la primera que se muriese tenía que volver y presentarse a la otra para decirle qué era lo que había después de la muerte. Al cabo de un tiempo la amiga falleció y un sábado de madrugada cuando ya regresaba a su casa, al ir a su habitación ve que su abuela aún está despierta y le pregunta que qué hace levantada. La abuela le responde que está esperando a que su amiga la visite, pues ya hacía una semana que se había muerto y quedaron en que al cabo de la semana volvería para contarle, pero que se debía estar pasándolo tan sumamente bien que la puñetera no había vuelto para contarle nada.
    Así que como nadie volvió para decir pues se pasa boombaaa, a bueno no que entonces el que vuelve es King Africa y te empieza a cantar ....XD Pues no sé es algo que queda en el ámbito de lo desconocido y prácticamente imposible de saber, al menos yo lo veo así...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a