Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Dualidad

"Dualidad" óleo de Yhago Rodaz

Dualidad o certeza, 
como dos mitades 
opuestas;
unas veces alegría,
otras tristeza.

-¿De qué te ríes?
-de tu cobardía,
de tu miedo,
también de tu torpeza.

 A cada día que pasa,
a cada paso que das,
a cada palabra pronunciada,
más te alejas de tu certeza.

Un alma en dos mitades
dándose la espalda,
una unidad dividida
enfrentadas en dura batalla.

Una, su debilidad esconde
tras los muros de su alma;
la otra, la realidad le escupe
queriendo soltar amarras.

-¡Sal de tu agujero y da la cara!
La otra se enroca
en su marmórea torre,
del mundo aislada.

Cuanto más anhela,
más se aleja,
de una paz infinita;
de una unión perfecta.

Y quizás sea el destino
o tal vez una maldición,
 que estas dos mitades
vivan en eterna contradicción.



Comentarios

  1. Parece que lo has hecho a medida para mí, eso es lo que soy pura contradicción y sin poder evitarlo. Me gusta mucho. Sigo diciendo que se te da bien esto de acompasar palabras, yo sería incapaz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya somos dos XD...Yo también creía que sería incapaz, y ya me voy dejando llevar...Lo malo es que las mejores ideas me vienen justo cuando estoy ya que me duermo...tendré que hablar seriamente con mi cara opuesta y decirle que se inspire mientras desayuno o estoy haciendo otras cosas menos importantes, pero no a esas horas...

      Eliminar
  2. Los seres humanos, siempre con nuestro dimorfismo a cuestas. Parece que sea una característica intrínseca a nuestra esencia. Si hablo por mí, pues me pasa un poco como a tí, unas veces alegre, otras triste. Sin motivo aparente, solo porque sí. Porque soy contradictorio en lo profundo de mi ser. De cualquier manera mis dos mitades se complementan muy bien, aunque cuando les pregunto me respondan sí y no. Eso es que tienen espíritu crítico, o buscan la perfección, o a lo mejor es porque soy Géminis. Yo que sé.
    En fin, con tu poema has descrito primorosamente esa dualidad que algunos (¿o todos?) tenemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sí, que esencialmente, todos tenemos esa dualidad; aunque según dicen los géminis la tenéis más acusada aún.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a