Ir al contenido principal

Nagyrév 1929. El juicio


Nota aclaratoria: esta historia es un relato ficticio basado en hechos reales.


   Me hallaba trabajando por aquel entonces en un famoso diario en Budapest cuando recibí el encargo de cubrir la noticia de un suceso alarmante que conmocionaría a todo el país; desde hacía años en la aldea de Nagyrév -una pequeña aldea agrícola situada a 100 kilómetros de distancia de la capital- el nivel de defunciones había crecido de forma alarmante sin que las autoridades pudieran dar una explicación. No, hasta que una mañana el editor del diario local recibió una carta anónima levantando todas las sospechas sobre la causa de aquel elevado número de muertes: el envenenamiento. Las investigaciones policiales y la exhumación de los cadáveres confirmaron las sospechas. La inmensa mayoría habían sido víctimas de envenenamiento con arsénico.

    Nada más llegar a la aldea me puse en contacto con el director del diario y las autoridades locales a fin para ponerme al corriente de todo lo ocurrido para tener una visión más exacta de los hechos antes de que tuviera lugar el juicio. La principal sospechosa, Júlia Fazekas, se había suicidado momentos antes de su detención. Con ella comenzó toda esta macabra historia. Esta misteriosa mujer pasó de ser asistenta como comadrona a inductora de asesinato, todo ello sin dejar rastro. Hábilmente obtenía el veneno hirviendo unas tiras  de papel atrapamoscas, y una vez obtenido se lo facilitaba a las asesinas. Pero Júlia no estaba sola en esto, sus ayudantes Zsuzanna Oláh, conocida en la aldea como "Tía Susi", y su hermana Lidya fueron partícipes de tan macabro historial de asesinatos. Se sentía respaldada por todas aquellas mujeres de la aldea, cómplices y complacientes con esa forma de "librarse de sus cargas". Y para encubrir todas estas muertes y darles la apariencia de normalidad, estaba el primo de Fazekas que por aquellas fechas ejercía de fedatario firmando las actas de defunción de las víctimas, como muertes naturales.

     La primera víctima había tenido lugar en 1914, un tal Peter Hegedus, y desde aquel entonces las muertes se sucederían a diario hasta hoy, quince años después.
   Había llegado la hora del juicio y la expectación era enorme. Veintiséis mujeres, entre ellas "Tía Susi" y Lidya Oláh, estaban llamadas a juicio. Fueron llegando, algunas con sus hijos en brazos, ataviadas con su pañuelo en la cabeza y sin atisbo de remordimiento fueron declarando una a una.
    La primera en declarar fue María Kardos una mujer de setenta años, al mirarla nadie sospecharía que aquella mujer hubiera asesinado a su amante, a su esposo y su hijo de 23 años. Sujetándose las manos intentaba dar muestras de tranquilidad, mirando a los ojos de los jueces como si todo aquello no fuera con ella. Lo más inquietante fue el oír de sus propios labios que obligó a su hijo a cantar para ella antes de morir. Aquello hizo levantar un murmullo en la sala, y a mi me revolvió el estómago, ¿qué clase de ser humano tenía ante mis ojos? Ya el hecho de envenenar un hijo decía poco bueno de ella como madre, pero aquella crueldad me dejó estupefacto como al mismo tribunal y al resto de los allí presentes.
    El tribunal se tomó un respiro después del espeluznante relato, aquel relato había sido demasiado duro de asimilar. No cabía en nuestras mentes que algo así hubiera pasado. Qué facilidad para matar y cuanta impunidad habían encontrado estas mujeres.
     El editor del diario local me invitó a tomar algo antes del reinicio del juicio, pero yo apenas tenía hambre. Me fumé un cigarrillo e intenté tomar un poco de café. Ninguno dábamos crédito a lo que habíamos oído momentos antes en la sala.

      Se reinició el juicio, y empezó a declarar "Tía Susi" que a pesar de su avanzada edad tenía una memoria increíble para recordar todo lo acontecido. Con su pañuelo negro en la cabeza que apenas dejaba ver bien su rostro, se puso de pie. Estaba visiblemente nerviosa, no hacía más que tirar de su rebeca de lana mientras iba desgranando toda su historia. 
      Zsuzanna Oláh, "Tía Susi", intentó hábilmente justificar sus crímenes amparándose en los sucesivos maltratos que aquellos maridos habían infligido a sus esposas durante años. Se amparó en el argumento de que la mayoría de los matrimonios habían sido forzados por los padres,y que esa situación provocaba infelicidad y frustración en la pareja. Frustración que daba lugar a que el marido se refugiase en el alcohol y  que esa situación degenerase a causa del alcoholismo en violencia física sobre su mujer por considerarla en muchos casos culpable de su infelicidad, lo que convertía la vida del matrimonio en un verdadero infierno. Por esa razón, Júlia ideó la manera de solucionar esa situación de violencia sistemática y liberarse así de aquellos maridos que ellas consideraban peligrosos. Pero a preguntas del juez sobre las muertes de otras mujeres, de ancianos, jóvenes y de incluso niños, Zsuzanna se derrumbó y no dio ninguna respuesta. Su cara empalideció de repente, luego se echó las manos a la cara y rompió a llorar. Cuando se hubo calmado se sentó y de quedó mirando al vacío.
     Después de la declaración de Zsuzanna y su hermana Lidya se suspendió la vista hasta la tarde. Los periodistas allí reunidos decidimos ir a comer todos juntos. Aunque aquél día ninguno demostró tener demasiado apetito. Todos los detalles revelados durante el juicio acerca de las muertes nos habían dejado muy mal sabor de boca, pero lo que nos esperaba esa misma tarde no iba a ser mejor.
      Se reanudaron las declaraciones y me resultó especialmente delirante la de María Varga. Aquella mujer poseía una frialdad extremadamente inquietante. A diferencia de las anteriores, María no demostraba nerviosismo alguno, y desde un primer momento adoptó una posición desafiante ante el tribunal. Aquella mujer admitió con una frialdad total el asesinato de siete miembros de su familia entre ellos el de su marido- que estaba ciego a causa de la guerra- simplemente porque éste se quejaba de que traía a casa a todos sus amantes. Sus palabras se me quedaron grabadas por mucho tiempo "me deshice de él un 24 de diciembre porque era un perfecto regalo de Navidad". Después de decir aquello sonrió sin pudor y miró a uno y otro lado buscando la complacencia de las otras procesadas. 

  Tras varios días de juicio, llegó el momento de la sentencia. Ocho de las acusadas, entre ellas Tía Susi, fueron condenadas con la pena de muerte, a otras siete se les impuso cadena perpetua y al resto de las acusadas algunos años de cárcel. 

  Era una mañana lluviosa, aquellas ocho mujeres avanzaban despacio hacia su destino. Las nubes tan negras como sus almas dibujaban un escenario tan siniestro como el pasado de estas mujeres. Tía Susi, con la mirada perdida musitaba algo entre dientes, como si cantase una canción. Sus rostros acongojados por el fin que las aguardaba se grabaron en mi mente, y durante muchas noches apenas pude conciliar el sueño.

 Siempre me hice las mismas preguntas. En una aldea tan pequeña con tantas muertes inesperadas ¿cómo era posible que nadie sospechara nada? ¿Acaso tenían miedo de irse de la lengua por si eran las siguientes víctimas? Es seguro que muchos no eran ajenos a esta historia. Tan extenso historial de muerte no dejaba lugar a dudas. Muchos por no decir casi todos, conocían este oscuro secreto, pero nadie se atrevía a denunciar los hechos por miedo hasta que alguien, quizás por saberse la próxima víctima o quizás por arrepentimiento, decidió poner fin a esta locura. Esa fue mi conclusión de toda esta historia que a buen seguro no olvidaré jamás.
   
  
  

Comentarios

  1. No conocía esta historia. Parece ser que el asunto se le fue de las manos y nadie fue capaz de pensar que tantas muertes al final acabarían levantando sospechas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la conocí porque mi prima Flori subió la historia en su perfil de Facebook y me propuso hacer un relato sobre esa historia, así que leí un poco sobre el tema y la verdad es que me llamó la atención ese dato, que nadie durante quince años dijera absolutamente nada. Y lo que me llamó más la atención, aparte de toda la historia esta, fue la declaración de María Varga, que es verídica. Me dejó de piedra la frialdad y crueldad de esa mujer.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Van dos egipcios por el desierto. De repente uno tropieza con algo. - ¡Oye, mira qué roca mas rara! - Sí, parece una pirámide Se ponen a excavar ambos y desentierran una pirámide. - ¡Es una pirámide! - ¡Vaya que sí! ¡Tengo una idea! - ¡Díme! - Vamos a avisar al equipo arqueológico americano. Esa gente es profesional y seguro sabe todo esto. - ¡Vale!
   Avisan al equipo arqueológico americano que viene con sus jeeps,trailers, caravanas y helicópteros llenos de aparatos científicos. Se meten en la pirámide y al cabo de dos años salen. - Vaya... sí que se han tomado su tiempo. ¿Qué han averiguado? -dice uno de los egipcios-. - Pues -responde el portavoz del equipo americano-después de laboriosas investigaciones hemos averiguado que esta pirámide fue construida entre el 1500 y el 2000 antes de Cristo. - ¿Sólo eso, después de dos años sólo han averiguado eso? - Pues sí.   Los dos egipcios deciden llamar a los investigadores alemanes. - Esos son más lanzados en este tipo de investigaciones.    Vienen los …

El Llano de Brujas (Murcia). Leyenda sobre su nombre.

Con esta entrada queda inaugurada la sección curiosidades, claro que también podía llamarle pueblos con nombre o historia curiosa, no sé de momento lo dejamos como curiosidades. Pues esta mañana estaba mi padre comentando algo sobre el nombre de algunos pueblos y me preguntó cual sería la razón del nombre de esta localidad murciana, el Llano de Brujas, así que buscando y buscando me encontré con una leyenda curiosa que reproduzco fielmente a continuación y luego dejaré el enlace por si alguien quiere saber algo más de la localidad.
El singular origen de su nombre    El topónimo de Llano de Brujas no revela raíz árabe como es el caso de otras pedanías de la Huerta de Murcia, pero atesora una historia peculiar. El erudito e investigador de la literatura popular murciana, Pedro Díaz Cassou, atribuye el origen del nombre de la pedanía a un curioso episodio protagonizado por un fraile carmelita, conocido como Padre Tomatera. La leyenda cuenta que este carmelita sufrió una alucinación o u…