Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Para mi amiga Isa de Entretejiendo Instantes.

 En principio, tenía pensado subir otra entrada, pero al leer la entrada de mi amiga Isa de Entretejiendo Instantes he decidido hacer algo distinto. 
   Nos conocemos hace muchos años, y te aprecio muchísimo. Eres una gran persona y una gran amiga.Precisamente fuiste tú quien me diste el empujoncito para que me decidiese a publicar un blog y, en suma, a animarme a escribir. Algo que te agradeceré siempre, porque me apasiona escribir, para mí es como una necesidad.

No sé si recuerdas cuando subiste aquella foto de la fachada de la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Murcia. En ella aparecía escrita una frase que nos dio pie para lanzarnos un reto y era que cada una inventase un relato que girase entorno a esa frase y la posible identidad del destinatario o a la de su autor. ¿Te acuerdas?
Aunque creo que ninguna de las dos publicamos el relato en nuestros blogs, si lo hicimos en Facebook.

He aquí la fotografía de la que hablaba antes.


 Algunas semanas más tarde me sorprendiste con la noticia de que habías creado un blog, yo en aquella fecha no tenía ni idea de qué era y, mucho menos, cómo se creaba. Me dijiste, Isa pásate y si te gusta crea uno que yo te iré diciendo como es más o menos. Y así empezamos, tú con Entretejiendo Instantes y yo con este blog. Fuimos aprendiendo poco a poco como es esto del mundo blogger -aún lo seguimos haciendo- y cumpliendo años también. Al año o así decidimos crear una página conjunta para apoyar nuestros blogs y de paso publicar otras cosas e historias que nos parecieran interesantes y así nació Cosa de dos (Algo más que cuento). Me acuerdo que nos divertimos mucho buscando nombres para la página, al final nos decidimos por este, que resumía un poco el hecho de que eramos dos personas las que administramos la página y que contábamos algo más que cuentos; tengo que aclarar que por aquel entonces, yo había creado un blog de cuentos para niños. Aunque puede que más de uno o de dos hayan pensado otra cosa respecto al nombre de la página, la idea era esa.

  Confieso que cuando leí tu entrada de hoy, Apagando motores, me entristecí, porque me encanta leerte, pero respeto y comprendo tu decisión. 
  Te tengo que decir, que aun así, espero que disfrutes de bellos momentos que te hagan recuperar esa chispa que ponga en marcha de nuevo tu ilusión y que de nuevo nos cuentes nuevos lugares que has visitado y que deberíamos apuntar en nuestra agenda, o alguna historia de algún personaje relevante que has descubierto. O nos recomiendes alguna lectura que te haya emocionado o hecho reír a carcajadas y que no deberíamos perdernos. Sí yo, y muchos como yo esperamos que un día no muy lejano enciendas de nuevo los motores de ese telar mágico y sigas tejiendo esos hermosos instantes que tanto hemos disfrutado hasta ahora. Y sabes que lo que te digo te lo digo de corazón. 
   Y ya sabes que te queremos y te esperamos aquí; yo, por mi parte, no me pienso mover ;)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a