Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Vacaciones en Verona (Italia)



Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Este año decidimos cambiar la playa por un viaje romántico y escogimos Verona, la ciudad de Julieta. Nos alojamos en un hotel muy céntrico, con vistas a la Piazza delle Erbe, antiguo foro de la ciudad romana.  En el mismo hotel se alojaban un grupo de españoles, entre ellos una simpática pareja de unos setenta años.  Esa misma noche acudimos a la representación de la ópera “Carmen” en el anfiteatro romano de la ciudad. Nunca me lo había pasado tan bien, y eso que la ópera no es lo mío, pero Chris se empeñó y al final me encantó la experiencia. Y es que no es lo mismo asistir en directo y en un escenario tan especial que verlo en la televisión aburrido desde el sofá de tu casa.
 A la mañana siguiente nos despertamos temprano y nos fuimos a desayunar al famoso café Filippini, donde coincidimos con el grupo de españoles que se alojaban en nuestro hotel. Por lo que pude escuchar parece que nos habíamos puesto de acuerdo todos para visitar la casa de Julieta. El ambiente en el café era distendido, el rumor de la fuente de la Madonna Verona y el olor de las flores de un puesto cercano me hicieron el desayuno muy agradable. Lo que no me pareció tan agradable fue que al iniciar la ruta iba tan distraído contemplando y haciendo fotos de las casas señoriales de la Piazza que no detecté a tiempo la cagada de un cánido cuyo irresponsable dueño había dejado en el olvido hasta que yo hice equilibrios para no caer en el pastel. ¡Mierda casi me mato! Fue lo que exclamé. Chris no pudo contener la risa y uno de mis simpáticos compatriotas, un sevillano para más señas, me dijo en tono burlón: <<Dicen que pisar una mierda trae buena suerte>>.  Lo miré con cara de perro y le dije: <<Sí, una suerte de mierda. Oye si tanta suerte da pisarla ahí la tienes para ti solito>>.



Fui arrastrando los pies para quitarme los restos de mierda, busqué un parque para limpiar disimuladamente la mierda con la hierba, pero me tocó arrastrar el pie y el olor a mierda por todos lados. De la Piazza delle Erbe a la casa de Julieta no hay más de cinco minutos. Toda la vía Capello me la pasé limpiando la suela contra el pavimento dejando huella.
Llegamos a la casa de Julieta, solo la entrada estaba decorada con corazones dibujados con rotulador que daba un aspecto de dejadez y suciedad, pero más me sorprendió la fachada llena de papelitos pegados de todos los colores, antes de que pudiera abrir la boca Chris se me adelantó como si me leyera el pensamiento y sentenció: <<Dejar un papelito con mensajito de amor pegado con un chicle en la fachada de un edificio me parece una guarrada>>. Algo que corroboró la pareja setentera que iba a nuestro lado.  Me fijé en la ventana de la que apenas se podía ver la verja pues estaba plagada de candados de colores. Al verlo nuestro amigo, Julián, no pudo contenerse y comentó en voz alta delante de todos que aquello era la memez más grande de cuantas había visto en su vida. La joven que acompañaba al sevillano le cortó y afirmó: << A mí me parece muy romántico>>. Pero aquel no se acobardó y le contestó: << El candado denota propiedad y el amor no es posesión ni propiedad, es convivencia, libertad, correspondencia. Poner un candado con el nombre de los dos en un lugar público, ya sea un puente o una verja no tiene nada de romántico. Romántico es mirar a los ojos de tu pareja y saber qué es lo que te está comunicando con la mirada, es pasear de su mano y sentir que para ti no hay nadie más importante en tu vida, es amanecer abrazados y abrir tus ojos para ver la sonrisa de felicidad de tu pareja dándote los buenos días. Romanticismo es desear estar al lado de la persona a la que amas hasta el último segundo de tu vida>>.  Ante estos argumentos todos nos quedamos callados. Chris me miró y me dijo :<<Quiero ser como ellos>>.  Yo me había quedado con la boca abierta como si estuviera pasmado.
-¿Qué me dices?- me preguntó mirándome fijamente a los ojos.
Yo solo le hice una pregunta :
- ¿Te quieres casar conmig0? La respuesta fue un beso largo y una afirmación.

Me gusta Verona, esto sí que es romántico… ¿No os parece?

Imágenes: Pixabay.com

Comentarios

  1. Sabias palabras del tal Julián para describir el romanticismo que las suscribo en su totalidad. Bravo por el sevillano. Es que los andaluces estamos llenos de sabiduría jeje.
    Por cierto, preciosa ciudad Verona que tuve el gusto de visitar junto a mi esposa hace algunos años y de la que conservamos muy bonitos recuerdos. Un marco incomparable para pedir matrimonio al ser amado. Saludos Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué envidia me dais, yo no he estado nunca en Verona; aunque me gustaría mucho visitarla sobre todo en verano para disfrutar de alguna ópera en esa preciosidad de anfiteatro que tienen. Quizás algún día, espero no muy lejano, pueda hacer un viaje a la ciudad de Julieta, eso sí no se me ocurrirá pegar ningún cartelito con chicle que en eso estoy de acuerdo con Chris me parece una guarrada con la fachada tan hermosa afearla de esa manera. Aunque tengo entendido que van a poner una pantalla o algo similar para que cada uno pueda ver su mensaje escrito así en plan multimedia. Creo que es una buena idea.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a