Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Pienso, luego me llevo dos collejas

Imagen de Mafalda pensando



    Vivía en Mérida, en la calle San Deciano, y era la hora de comer. Mis amigas, dos hermanas mellizas, se habían ido a su casa, pero yo me quedé en la calle, debía tener por aquél entonces unos cuatro años, y me puse a caminar con mis manitas a la espalda muy concentrada en mis pensamientos. Recuerdo que andaba de un lado a otro de la calle, en la que había una zona dedicada a juego y cuando llegaba la feria de Mérida, esa zona se usaba como pista de baile. En esto que andaba yo de un lado a otro, me llama uno de mis hermanos para que subiera a comer, y yo ni corta ni perezosa le espeto con un ¡ahora voy que estoy pensando! Al cabo de un rato, vuelve a llamar otra vez, segundo aviso, el hermano siempre llama dos veces, a la tercera seguro que la que sale es tu madre y verás la que te espera. Bueno, pues ni flores, yo a lo mío, piensa y camina. A la tercera vez, la que se asoma es mi madre que solo con pronunciar mi nombre, me saca de mis pensamientos filosóficos de tan bello momento, y subo como las balas. Al entrar por la puerta, mi madre que me pregunta ¿se puede saber que hacías tú sola caminando de un lado a otro? y mi respuesta fue muy clara y muy sincera.......pues que voy a hacer pensando. Respuesta de mi madre un par de collejas y una justificación más que certera, esto por pensar, a lo que añadió a continuación....la próxima vez que te llamen y te digan que  está la comida lista, piensa en subir de inmediato. Luego me preguntó que qué era lo que estaba pensando, mi respuesta fue pues cosas de la vida, como  que voy  a ser de mayor, y cómo será la vida entonces y.......mi madre empezó a reírse y me dijo prenda ya tendrás tiempo de pensarlo más detenidamente, la vida da muchas vueltas, lo que tienes que hacer ahora es aprender y jugar que ya tendrás tiempo para pensar en todas esas cosas.

Comentarios

  1. Voy a poner la banderita que he llegado la prime y esto es mio!!! O aquí no era eso? Mecachis, para una vez que llego la prime a algún sitio...

    Pues si esto de pensar está como un poco mal visto, ahora no se lleva mucho es mejor dejarse llevar por la corriente, te llevas menos collejas ;(

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho de que seas la primera jajaja. Yo pongo la banderita simbólica en tu honor. Y si la verdad es que lo de pensar está muy mal visto, hoy y siempre XDD

    ResponderEliminar
  3. Prenda (lo digo con mucho cariño) fue lo mejor que hiciste ese día, pensar, y gracias a ese momento surgen estos momentos deliciosos. Sigue pensando.

    ResponderEliminar
  4. jajaja gracias yo sigo pensando, aunque a veces te lleves collejas en el buen sentido. Aquellas collejas en realidad fueron por no pensar, no pensar en que se enfriaba la comida. Y lo de prenda se que es con mucho cariño, y te lo agradezco, era como nos llamaba mi madre a todos nosotros, a ti también te lo decía.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja Isa... si es que fuíste muy precoz. Me imagino a tu madre riéndose porque con cuatro años no es para menos :)

    ¡¡A mí ponme banderita de tardona!!

    ¿Será que las entradas con el tiempo ganan?

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que se rió de lo lindo, pues imagínate aquí la que escribe con cuatro años como todo un personaje de un lado a otro con las manos atrás en pose pensativa jajajaja

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a