Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Roscas fritas

Roscas fritas
Desde mi rincón te cuento
  

Ingredientes:

- 6 huevos.
- 1 vaso de 250 cc de zumo de naranja.
- 1 vaso  de igual medida de aceite de oliva o de girasol.
- 2 vasos de azúcar.
- 2 sobres de levadura.
- 1 copita de anís.
- ralladura de un limón.
- Harina la que admita la masa, importante que la masa no quede apelmazada.
Para envolver las roscas pondremos en un plato bastante azúcar que mezclaremos con un poquito de canela.

Elaboración:
      En un bol grande (bastante grande a ser posible) batimos las claras a punto de nieve, luego incorporamos las yemas. Lo batimos bien y seguidamente incorporamos la ralladura de limón, la copita de anís, el zumo de naranja y lo mezclamos todo bien. A continuación, añadiremos el azúcar y lo removeremos bien para que quede bien disuelto. Seguidamente, iremos incorporando los dos sobres de levadura y la harina que la iremos incorporando poco a poco, sin dejar de remover hasta obtener una masa que no se pegue en las manos. Es importante trabajar bien la masa, eso sí no conviene añadir demasiada harina, es importante que nos quede esponjosa, pero no pegajosa.
   Una vez que tenemos la masa hecha, la dejamos que repose tapada con un paño algo humedecido, esto es para que no se reseque, durante un tiempo de cuatro horas aproximadamente, pues cuánto más tiempo repose más hermosas nos saldrán las roscas.
    Para dar forma a las roscas haremos un cilindro con un trozo de masa y luego lo cerraremos dándole la forma apropiada. 
      En una sartén grande, echaremos abundante aceite de oliva o si se quiere de girasol, y lo ponemos a calentar a fuego medio y en el aceite colocamos la peladura de un limón, y cuando esta se ponga negra, la sacamos y empezamos a freír las roscas. Cuando se vayan dorando las sacaremos y las envolveremos con la mezcla de azúcar y canela. A degustarlas  y buen provecho. 






Comentarios

  1. Este tipo de dulce no me gusta, aunque me copio la receta para hacerla en casa. Hay un goloso que seguro se las zampará todas :)

    Y un olé por la cocinera, seguro que te van a durar poco, poco.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ya se han acabado, jajaja. La receta es de mi madre,por supuesto que a ella le salían mucho mejor.
    Seguro que sí, que se las come todas jajaja. Pero tú prueba alguna con el cafelito de las mañanas que están estupendas.

    ResponderEliminar
  3. Eso sí echa bastante aceite, que sí no se queman. Con esas medidas salen muuuchas roscas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a