Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

El pianista IV : Verona II parte

    Ya en casa de Lucía, su madre les guía hasta la biblioteca, allí se encuentra Enzzo el padre de Lucía revisando unos documentos, que tiene que presentar en el colegio de Arquitectos, ya que se encuentra realizando un proyecto importante para la ciudad, pues ha sido designado  para llevar a cabo la construcción de un complejo deportivo ambicioso y moderno. Enzzo saluda a Roberto, hacía mucho tiempo que no se veían, y comentan todo lo sucedido, lo que le deja pensativo.
-¡Me habéis dejado intrigado! - les comenta- pero llevo prisa para presentar el proyecto y los documentos; primero tengo que ir al Colegio de Arquitectos, y luego al Ayuntamiento, pero dejarme algo para que yo participe del misterio, dice sonriendo.
      Verónica busca en la mesa escritorio una caja de madera de caoba antigua que está tallada a mano, se trata de una especie de joyero que al parecer perteneció a su abuelo, según le dijo su padre, allí guarda todos los documentos importantes de su padre, al menos los que pudo obtener. Encontraron un sobre con fotografías antiguas, el libro de familia, y otros documentos más. 
     Roberto le comenta a Lucía y a Verónica que primero deben revisar el libro de familia para ver los apellidos y las inscripciones que consten para luego poder dirigirse a los archivos oficiales y contrastarlos. Así que se ponen manos a la obra y empiezan a revisar el libro de Familia.
    ¡Tomemos nota! aquí dice que mi abuelo se llamaba Luis Alfonso Ortiz de Sabiñánigo, que nació en Santander.......y que sus padres se llamaban Alfonso María y Beatriz, que se casó.....Elvira García, luego viene el dato de su fallecimiento, la inscripción del nacimiento de mi madre, y el segundo matrimonio con Lucía di Rossi Monterdinni.
    Roberto había tomado nota de todo mientras Lucía mira las fotografías de su abuelo, conforme se paraba a mirarlas notó una especie de sentimiento de melancolía y de tristeza que le invaden, sin saber porqué los ojos se le llenan de lágrimas y mira a su madre, quién también tiene la misma expresión en su rostro. Lucía siempre había pensado que su abuelo no le había hablado de su abuela porque quizá eso le hacía daño, quizá la quiso tanto que no era capaz de hablar de ello. Ahora le encantaría poder preguntarle a su abuelo muchas cosas, en su mente se agolpaban todas las interrogantes, ¿porqué nunca había hablado de su abuela? ¿quién era realmente? ¿qué tenía que ocultar? estaba realmente confusa. 
   Roberto ha confeccionado una especie de árbol genealógico y se los muestra, pues bien- comenta, aquí tenemos el primer matrimonio de tu padre, estaríamos con Elvira, que no coincide el apellido con el de la marquesa de Sanabria, así que tenemos que ir al Registro de esta ciudad, y si no tenemos suerte tendremos que volver a España, y consultar los datos que existan en el registro pero para ganar algo de tiempo podemos llamar a Santander y que nos ayuden Marcos y Silvia, para ver que nos aportan, pues el apellido García no es el de tu abuela, pues la madre de Silvia, hermana de tu abuela es Castañeda del Monte y Rojas, así que aquí hay que averiguar hasta el último dato. 
Roberto llama a Marcos y le comenta todo lo que han averiguado y le pide que visite a Silvia para que ambos puedan obtener información del Registro Civil de Santander, pues así ganarían tiempo; mientras tanto ellos irán a ponerse en contacto con un bufete de abogados en Verona pues todo parece indicar que lo van a necesitar dadas las noticias acaecidas, ¡esto se pone interesante! 
    Marcos al otro lado del teléfono no da crédito a lo que está oyendo, esto se está complicando de manera extraordinaria, vamos si hace dos días le cuentan esta historia hubiera pensado que le estaban contando una película de intriga o una telenovela, la verdad es que no sabía que pensar.
Al terminar la conversación, Marcos llama a Silvia para informarla y quedan para ir al Registro al día siguiente, pues le acaba de pillar en un descanso de una serie de conferencias sobre neurocirugía, y la siguiente ponente es ella, pues le toca hablar sobre la Esclerósis Múltiple, y los avances sobre la misma.
  Cuando Enzzo llega a casa se encuentra con un gran recibimiento, pues tienen que festejar la aprobación de su proyecto así que se disponen a celebrarlo con una apetitosa comida, mientras le comentan todo lo que han podido averiguar. Cuando terminan de contarle todo, Enzzo se queda perplejo, les comenta que su padre siempre le había comentado que su suegro siempre había sido una persona muy enigmática que no le gustaba hablar del pasado, pues el padre de Enzzo había sido socio de Luis Alfonso, su suegro. Pero la verdad, mi padre siempre decía que nunca llegó a conocerlo de verdad, y que escondía algo que no quería que nadie supiese...¿pero qué?

Comentarios

  1. Gotita a gotita pero vamos avanzando, lo bueno de esto es que yo voy con ventaja...menos el final, claro. :(

    ResponderEliminar
  2. si solo que si te das cuenta ha habido algunas modificaciones, para mejor claro está...el final está cerca.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a