Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

La mujer del faro

 ¡Por fin las soñadas vacaciones! .... Luís y Ana había planeado unas vacaciones en un lugar de la costa dónde disfrutar de sus paisajes, su gastronomía, sus maravillosos rincones y al mismo tiempo disfrutar de su deporte favorito, la pesca. Luis había elegido ese lugar para pasar sus vacaciones porque le habían hablado una playa cerca del faro dónde se capturaban hermosas piezas de lubinas y doradas, y estaba ansioso por probar suerte.

Habían alquilado un apartamento en el pueblo, un lugar hermoso, pero sobre todo tranquilo, el apartamento les daba la oportunidad de llevar consigo a su perro, un pequeño labrador muy juguetón llamado Rocky, al que tanto él como su mujer solían llevar en todos sus viajes. Ese viaje no iba ser menos, así que eligieron un lugar idóneo dónde disfrutar de sus vacaciones con su mascota, que para ellos era un miembro más de la familia.

Llegaron al  apartamento y comenzaron a deshacer el equipaje y colocar todas las cosas, cuando ya tuvieron todo en orden se decidieron a dar una vuelta y cenar  en un restaurante que les habían recomendado, la especialidad de la casa era el pescado y el marisco, y también era famoso por su excelente carta de vinos de la región. El local estaba lleno de gente, los camareros iban y venían en un ritmo frenético, pues era uno de los meses en que el pueblo se llenaba de visitantes, y solía haber mucho trabajo. Luis y Ana tuvieron suerte de encontrar una mesa en la terraza del restaurante y disfrutar de una velada maravillosa. Para terminar de rematar la maravillosa noche de la que estaban disfrutando visitaron un bar en la zona del puerto, un rincón muy acogedor y pintoresco adornado con redes de pescar, conchas marinas, y otra serie de artilugios de pesca, y en dónde conocieron a un viejo pescador muy simpático con quien conversaron toda la noche.

 Al día siguiente, se levantaron temprano y fueron a pasear por el pueblo antes de hacer las compras, era un día no muy caluroso por lo que el paseo fue muy agradable. Visitaron un mercadillo e hicieron algunas compras, también visitaron un pequeño museo de arte, que les encantó, así como la Iglesia Mayor del pueblo, que albergaba importantes obras de arte. A continuación, cogieron el coche y marcharon a un centro comercial a 13 km del pueblo para efectuar sus compras y lo más importante comprar los cebos para las jornadas de pesca.

Después de una buena siesta, decidieron ir a pescar, cargaron todos los útiles de pesca en el coche, y se dirigieron a la zona de la que le habían hablado.  El faro estaba medio en ruinas, daba aspecto de estar abandonado y la maleza casi tapaba la puerta del faro, por la noche debía tener un aspecto fantasmagórico pensó Ana. Nada más ver el faro, Rocky empezó a ladrar como un loco, Ana y Luis se extrañaron un poco del comportamiento del perro, pues nunca había hecho nada semejante. Siguieron unos metros más adelante y aparcaron el coche en una zona que habían habilitado para los bañistas que acudían a la cala que distaba a no muy pocos metros de allí, era el único sitio dónde poder disfrutar de un chapuzón, pues en los alrededores todo eran rocas, así que anduvieron un buen trecho desde el aparcamiento hasta la pequeña cala que ahora se hallaba vacía pues los últimos bañistas, un matrimonio con dos niños pequeños ya se marchaban. Antes de colocar las cañas, los tres disfrutaron de un relajante baño, luego fueron preparando las cañas con sus carretes, plomos, líneas de pesca, y el cebo. Aunque a Ana le daba un poco de asco colocar las titas y las gusanas al final, las colocaba, pero no conseguía evitar esa sensación de repugnancia que le provocaba el cogerlos con sus manos y colocarlos en el anzuelo.
La tarde  de pesca se les estaba dando bien, pues ya habían caído cuatro doradas de buen tamaño, pero la noche iba cayendo,  y de improviso Rocky volvió a ladrar como si pasase algo,  Ana giró la cabeza para ver porqué ladraba y creyó ver la luz del faro encendida. Se volvió a dónde estaba su marido y le preguntó si no le habían dicho que el faro estaba abandonado. El se encogió de brazos y le dijo, pues será que alguien viene a encenderlo por la noche, para alertar a los barcos de la zona. Ana pensó que la explicación de Luis entraba dentro de lo posible, así que siguieron con su actividad, pero el perro no paraba de ladrar, y al volver la vista Luis observó que las luces de abajo... también estaban encendidas, eso le extrañó, luego pensó... y si son okupas, o chicos jóvenes que se reúnen allí en su particular botelleo. Recogieron las cosas pues ya estaba demasiado oscuro para estar allí, empezaron a caminar en dirección al coche y conforme se acercaban el perro ladraba cada vez con más fuerza y no podían calmarlo. Ana se empezó a asustar, pues por allí no se veía ningún vehículo, pensó también que se encontraban muy lejos de ninguna edificación que hiciera pensar que por allí hubiera alguien. Rocky tiró con fuerza de Ana y esta no pudo retenerlo y se le escapó, el perro se dirigió hacia el faro. Ana lo llamaba, pero...... el perro no obedecía, Luis dejó las cañas de pesca y la mochila en el suelo al lado del coche y salió detrás, Ana que no sabía que hacer abrió el maletero del coche y cogió una linterna y salió detrás de ellos, conforme se iba acercando sintió que las piernas le temblaban, era una sensación ....no sé ....de miedo, el aspecto del faro con las luces encendidas parecía sacado de una película de suspense, pensó que lo mejor era dejar su mente en blanco y seguir tras los pasos de su marido. Al llegar a la puerta del faro, Ana sintió un escalofrío que le recorrió todo el cuerpo,...... la puerta estaba rota, Luis llamaba a Rocky, al que sentían ladrar, encendieron la linterna y empezaron a subir las escaleras, el estado del faro era lamentable, lo que hacía pensar que hacía mucho tiempo que nadie iba por allí. Ana dio un sobresalto pues le pareció haber visto la sombra de una mujer, quiso gritar pero sentía como si se ahogase, no podía emitir sonido alguno, el corazón se le agitaba y el miedo se apoderó de ella. Quería gritar, salir corriendo, pero no podía...se quedó allí, inmóvil, sentía angustia. Luis la llamó para que le siguiera con la linterna, Ana reaccionó al sentir un gélido soplo en su nuca y salió corriendo escaleras arriba hasta alcanzar a Luis , a quien  cogió de  la mano con mucha fuerza y le dijo que no la soltase por nada del mundo, así  los dos subieron las escaleras que se les hacían interminables. Cuando por fin llegaron a lo alto vieron a Rocky que había parado de ladrar y la luz del faro funcionando, se acercó al perro, y al volver la vista hacia la puerta de salida hacia las escaleras divisaron una sombra de alguien que bajaba las escaleras, parecía la sombra de una mujer. Era imposible no haberla visto, se habría cruzado con ellos. Bajaron a toda prisa los tres, el perro ladraba de nuevo con mucha fuerza, llamaron pero nadie contestaba y cuando estaban ya abajo del todo no vieron a nadie. Cogieron las cosas y las subieron al coche y se marcharon de allí a toda prisa, estaban francamente asustados, nunca habían vivido una experiencia similar en su vida.


A la mañana siguiente, fueron a desayunar a un bar cerca del puerto dónde el día anterior habían conocido a un viejo pescador muy simpático y le contaron lo sucedido, el hombre cambió el semblante, les contó que nadie del pueblo solía ir de noche a esa zona, pues daba algo de miedo, pero que muchos habían visto lo que ellos.........La historia les contó se remonta a más de 50 años atrás , la hija del farero estaba a punto de casarse con su prometido que era un pescador de la zona, un mes antes de la boda embarcó para trabajar en los caladeros de Cabo Verde, y ella le prometió que todas las noches hasta que él volviera sería ella la que encendiera las luces del faro.....te estaré esperando de noche y de día le prometió ella. El le dijo que volvería y serían la pareja más felices del mundo, que harían una boda por todo lo alto y que con el dinero que tenía ahorrado y con lo que ganase pondría un negocio y no tendría que salir a la mar y estar lejos de ella. Pero pasó más de un mes y el barco no regresaba al puerto, y ella como le prometió, cada tarde al oscurecer encendía las luces del faro y se quedaba allí un rato pensando en su amado. Su padre, que era el farero subía con ella para darle ánimos, y se quedaban los dos un hablando hasta muy tarde y así día tras día. Al cabo de cinco meses tuvieron noticias de que el barco había naufragado en alta mar a causa de una tormenta y solo sobrevivió el cocinero que fue rescatado por un mercante sueco. Ella al recibir la noticia no quiso aceptarlo y siguió con su promesa, pero no quería comer, no quería salir del faro por si su prometido volvía, y así poco a poco se fue debilitando su salud, y una noche de invierno sobrevino una tormenta muy fuerte y ella pasó toda la noche en el faro, al final enfermó, pero su ya delicada salud y sus pocas fuerzas la abandonaron y falleció. Se dice que su alma vaga por el faro esperando que su amor regrese y por eso sigue subiendo a encender el faro. Ana y Luis se quedaron sobrecogidos por la historia, Ana le dijo al viejo pescador que  si ella llegó a conocer, y le dijo que sí, y sacó una fotografía muy vieja en la que se podía ver a una mujer bellísima muy sonriente al lado de un joven apuesto mirándola tiernamente, esta es la mujer del faro dijo con voz triste....Ana se quedó perpleja era una fotografía que reflejaba una pareja feliz  y ella era bellísima, y tenía unos ojos muy alegres, qué lástima que su historia fuera tan triste. El pescador les dijo que la mujer del faro no era otra que su tía abuela Carmiña.

Comentarios

  1. Muy buena historia, me ha gustado mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que así sea....Tengo una historia que ya te contaré ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a