Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

AVA GARDNER



 Ava Lavinia Gardner nació un 24 de diciembre de 1922 en Grabton, Carolina del Norte (EEUU). Actriz de gran atractivo físico, además de una gran calidad interpretativa, empezó su carrera cinematográfica  con un pequeño papel en Calling Dr. Gillespie(1942, Harold S. Bucquet), más tarde conseguiría papeles más importantes como Whistle Stop (1945, de Leonide Monguy) o Forajidos(1946, de Robert Slodmak). Después seguirían títulos como:


    Pandora y el holandés errante (1951) junto a Gregory Peck, entre otros. Película que fue rodada en España.


Las nieves del Kilimanjaro (1953) junto a Gregory Peck y Susan Howard.


Mogambo (1953, de John Ford) junto a Clark Gable y Grace Kelly. En este film la Gardner eclipsa con su actuación a su oponente por su fuerza interpretativa, lo que le valió la nominación al Oscar a la mejor actriz principal. También lo fue Grace Kelly, pero como mejor actriz de reparto; finalmente ninguna de ellas se alzó con la estatuilla.



La condesa descalza (1954, de L. Manckiewick). En ella se ha querido ver reflejada la vida sentimental de la actriz, ya que narra la vida de una estrella de cine con una vida tumultuosa. Y es que Ava Gadner estuvo casada en tres ocasiones: la primera con Mikey Rooney, cuyo matrimonio solo duró un año (1942-1943); su segundo marido sería el músico de jazz Artie Shaw (1945-1946); el tercer matrimonio duraría algo más (1951-1957), en esta ocasión con Frank Sinatra de quien se dice  fue su verdadero amor. Se le han atribuido además muchas conquistas o amoríos, algunos ciertos otros quizás más leyenda que otra cosa.
  A finales de los años 60 empezaron a escasear sus apariciones cinematográficas, pero aún vendrían películas como: 


55 días en Pekín (1963) junto a Burt Lancaster y David Niven. 
Los actores españoles Alfredo Mayo, Conchita Montes, José Nieto y Fernando Sancho, aparecen en papeles secundarios.

 También trabajaría entre otras muchas películas:  en La noche de la Iguana (1964) junto a Richard Burton y Deborah Kerr, La Biblia (1966, de John Houston), El pájaro azul (1976, de George Cukor).
 Su última aparición fue en el telefilm El harén (1985).
 Ava Gardner murió el 25 de enero de 1990 en Londres (dónde residía desde 1969) a consecuencia de una neumonía.

Bibliografía: Enciclopedia Encarta y Wikipedia.







Comentarios

  1. La llamaban "el animal más bello del mundo", por algo sería, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según cuentan ese slogan lo lanzó el estudio para el que trabajaba, y por lo visto, a ella no le agradaba mucho el calificativo, pero casi todo el mundo estuvo de acuerdo con él.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a