Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Sociedad hipócrita

Sociedad hipócrita,
de encorsetada apariencia 
en baile de máscaras 
danza al son que le toca.
Y tras la máscara
un deseo reprimido,
intolerancia oxidada 
y envidia loca.

Comentarios

  1. Una de las terribles manifestaciones de la personalidad es la hipocresía. Odio la hipocresía y a los hipócritas. "A Dios rogando y con el mazo dando" y "Haz lo que yo te diga, pero no hagas lo que yo hago". Odiosa característica de la psique humana que, como ya he dicho, odio profundamente. En una ocasión escribí una entrada en mi blog titulada precisamente "Hipocresía" y que refleja fielmente lo que pienso de esta nauseabunda particularidad de algunas personas, creo que demasiadas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa lo mismo, pero por desgracia es lo que más abunda. Me he encontrado muchas personas que me decían "yooo, jamás haría tal cosa" cuando yo ya sabía de antemano que era mentira por mucho que me lo jurase y cosas por el estilo. A ver si tengo tiempo y, más tarde, me pasaré por tu blog para leer tu entrada. Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a