Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Obsesión V

  La noche cae sobre la ciudad, el agente García coge su abrigo y sube las escaleras del edificio en el que vive José. En la puerta le esperan otros dos agentes para proceder al registro del apartamento. Al entrar se encuentran con Luna, la gata siamesa de José que los recibe de buen grado.Está algo hambrienta. El agente la coge y la lleva en brazos buscando la cocina para darle algo que comer.Mientras da de comer a Luna observa detenidamente la cocina, pero allí no hay nada fuera de lo normal Entran hasta el salón, pero no hay nada que arroje una pista sobre el sospechoso. Luego acceden a la habitación de José, dónde algo llama la atención del agente García entre el mar de pósters de María de la Riva. Es una fotografía de un grupo de amigos en la que hay un viejo conocido de la policía, Alberto "el perlas", un experto en robo de joyerías y vehículos de alta gama. Arranca la fotografía y la guarda. 

   Al llegar a Comisaría, el agente García informa a su superior de todo lo acontecido durante el registro.

-Esto se pone sumamente interesante-comenta el Comisario- si tenemos aquí a nuestro amigo Alberto Sánchez "el perlas".
-No sé si tendrá algo que ver, pero es bastante llamativo la amistad con este tipo.
-Tendremos que averiguarlo.
-Ahora lo que no entiendo es cuál es el sentido de esas cartas y su conexión con este secuestro-reflexiona el agente García.
-Quizás debamos hacer unas cuantas preguntas a nuestro amigo José-reflexiona el Comisario.
-Está claro que el secuestro ha sido perpetrado por un grupo organizado y no por un fan obsesionado con la actriz-afirma el agente García.
-¿Y si hubieran utilizado el móvil de las cartas para poner el foco de atención en otra persona y así facilitar el secuestro?-sugiere el Comisario.
-Por cierto Comisario, ¿han llegado los resultados del perito sobre la autoría de las cartas?
-Sí, el perito considera que solo dos cartas, las dos sin relevancia para el caso, son atribuibles a nuestro sospechoso y las otras serían obra de otra persona.
-Otra persona que intenta imitar la letra de nuestro principal detenido-apunta el agente.
-Se a dónde quiere llegar.
-Si, que José solo es una maniobra de distracción y que los cerebros de la jugada están riéndose, de momento de nosotros.
-Comisario, es hora de hablar con José.

 Traen a José ante el Comisario. Está visiblemente abatido y desolado.

-Siéntese José-le ordena el comisario con mucho tacto.
-Verá le hemos mandado llamar para aclarar un asunto.
-Ustedes dirán.
El agente García coge la fotografía que tiene en su carpetilla y se la muestra.
-¿Conoce usted a este sujeto?-le dice el agente señalando a Alberto "el perlas"?
-Sí, lo he visto en algunas ocasiones.-admite José-Alberto es el novio de mi vecina Judith.
-Curiosa coincidencia-masculla el Comisario.
-¿Por qué?-pregunta extrañado José que no sabe nada del secuestro Judith.
-Verá, resulta que la joven que han secuestrado junto a María de la Riva es su amiga Judith.-le informa el Comisario-Lo cual me lleva a pensar que quizás su amiga realmente no haya sido secuestrada, sino que es parte de este secuestro. 
-No entiendo-responde José algo contrariado-Judith nunca haría una cosa así.
-Ay amigo, veo que usted es un alma inocente que vive en su propio mundo-le responde el Comisario.
-Insinúa usted que me la han jugado ella y su novio-responde molesto.
-No sabría decirle.
-¿Y para qué iban a querer ellos secuestrar a María de la Riva?
-Eso es algo que tendremos que averiguar.
-Por cierto, este de aquí es su amigo Javier¿verdad?
-Sí es Javier, el es primo de Alberto
-Vaya, esto se pone cada vez más interesante.
-El más alto es Julio, un amigo de Judith. Actualmente trabaja en el cine "Candilejas", suele estar en la taquilla y a veces de acomodador.
-Esto parece que cada vez cobra más sentido.

Tras el interrogatorio el Comisario decide dejar libre a José, no sin antes ordenar que le vigilen las veinticuatro horas del día. Después pone patas arriba toda la Comisaría para dar con el paradero de Julio y de Javier.

Continuará...


Comentarios

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a