Ir al contenido principal

Diario de una maldita poeta




Era demasiado joven cuando la fama tocó mis alas, y yo me acuné en sus brazos. Me sentía como una alpinista en la cima del mundo. ¡Era tan excitante! Solo tenía veinte años y ya era superventas, una promesa decían. Una legión de seguidores, adolescente y no tan adolescentes me seguían en todas las redes sociales, bastaba que escribiera una frase, una simple frase por banal que fuese, como un chasquido de dedos, al cabo de segundos se convertía en viral. No podía creerlo.
     Pronto empezaron a reclamarme en algunos sitios de culto a la poesía, me sentía tan halagada que no podía negarme. Era tan gratificante ver como se llenaban hasta arriba tan solo para escucharme, que quería repetir una y otra vez. Tras el recital, venían las fotos con mis admiradores y las copas, era maravilloso sentirse tan querida. Pero…todo siempre tiene un pero, mi juventud y ese deseo de vivir intensamente me iban a deparar experiencias no tan buenas, aunque en ese momento yo no las detectase.
     Empecé a coquetear con las drogas y el alcohol, al principio solo los fines de semana, pensé que podía controlarlo, pero no fue así. Me engañaba a mí misma pensando que era para buscar inspiración, otras veces trataba de autoconvencerme de que era para relajarme pero no eran más que excusas para seguir adelante en esa carrera vertiginosa a mi autodestrucción. Acababa de convertirme en mi peor enemiga, y lo peor es que no era consciente del daño que me estaba autoinfligiendo.
     Descubrí que el dinero no da la felicidad, lo sé porque gané tanto como derroché. Me salieron muchos amigos, parientes y amores. Aunque nunca sentí el calor de esas amistades, de esos parientes o esos presuntos amores, era todo tan…falso.
     Pero no todo fue malo, por aquel entonces conocí a Johnny. Al principio no le hacía mucho caso, pero mis desvaríos y mi inestabilidad emocional hicieron que esta vez acertara y me enamoré de él. Ahora me arrepiento de no haberlo hecho antes, cuando aún era aquella jovencita ilusionada por comerme el mundo y mi cuerpo estaba libre de toda atadura. A pesar de todas mis caídas al abismo, él siempre ha permanecido a mi lado para levantarme y curar mis heridas, a día de hoy es mi única excusa para mantenerme viva.
     Johnny lo intentó, lo intentó todo para que fuera soltando el lastre de todo aquello que me encadenaba a mi destrucción. Me aconsejaba que tenía pedir ayuda especializada. Y al principio así lo hice, pero siempre encontraba quien me pusiera amablemente de nuevo a los pies de mi infierno particular. Nunca supe decir que no, era más fácil dejarse seducir por esa falsa felicidad que no dura más que unos segundos, para luego darte de bruces con la realidad.
     Al poco tiempo dejé de escribir, había perdido la inspiración. Solo tenía en mente una cosa desde que me levantaba: prender más fuego a mis venas y sumirme en ese estado de letargo que cada vez duraba menos. Y Johnny cansado de luchar por mí y que yo luchara contra él, me abandonó para ver si así reaccionaba. Y no reaccioné.
     El destino me iba a poner la prueba más dura que puede sufrir un ser humano. Habíamos bebido más de la cuenta después de aquel concierto, aquellos extraños que me llamaban amiga decidieron que debíamos seguir la fiesta en una macrodiscoteca de las afueras de aquella ciudad cuyo nombre me es difícil de precisar, solo sé que tuvieron que sacarnos los bomberos de aquel amasijo de hierro en que se convirtió la furgoneta en la que viajábamos. Todos están muertos, menos yo. A decir verdad, a día de hoy, soy un vegetal, una muerta en vida.
     Cuando abrí los ojos en aquel hospital, lo primero que vi fueron los ojos de Johnny, estaban llenos de lágrimas luego noté como sus manos acariciaban mi rostro y me susurraba entre sollozos que todo iba a salir bien y que nunca más me abandonaría, desde entonces no se separa de mi lado. Yo no sé qué espera de mí en este estado, pero me hace feliz tenerle de nuevo conmigo. Nunca podré reparar todo el daño que le hice, y me harían falta mil vidas para agradecerle y devolverle todo el amor que siempre me ha procurado. Pero sé que si volviera a vivir jamás volvería a cometer los mismos errores, y no le fallaría como le fallé entonces.

Registrado en Safe Creative Código: 1506084287201
Fecha 08-jun-2015 21:49 UTC
Licencia: Creative Commons Attribution Non-commercial No Derivatives 3.0
     


Comentarios

  1. Dura realidad a la que llegó. Mucho peor que la anterior. Debería haber una asignatura de valores en los institutos, porque nunca hay suficiente inteligencia emocional cuando eres joven. En algunos o muchos casos, no la hay ni de mayor...
    Muy buena narración, Isa :-*

    Durrell

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La educación en valores debería hacerse conjuntamente en la escuela y en la familia, empezando desde la más tierna infancia. Una educación en valores objetiva y desprovista de ideologías con la finalidad de formar personas integras y con criterio propio. Es mi opinión, aunque lo veo difícil, siempre habrá quien trate de influir en su propio beneficio.

      Eliminar
  2. Un problema que padecen demasiados jóvenes a nuestro alrededor. Por culpa de su mal calculado juicio entran en un mundo oscuro y siniestro del que es muy, pero que muy difícil salir. Espeluznante relato que refleja la crudísima realidad que padecen muchas personas y muchas familias para su desgracia.

    Dios mediante escribiré una entrada en mi blog sobre una experiencia que tuve con un querido amigo de juventud y al que perdí por culpa de la maldita droga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de toda la información para prevenir estos problemas, hay muchos jóvenes que caen en sus redes. Quizás es debido a la banalización que se hace en muchos casos sobre determinados tipos de droga, y el yo puedo controlar esta situación, cuando es la droga la que termina controlando a quien la toma.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Van dos egipcios por el desierto. De repente uno tropieza con algo. - ¡Oye, mira qué roca mas rara! - Sí, parece una pirámide Se ponen a excavar ambos y desentierran una pirámide. - ¡Es una pirámide! - ¡Vaya que sí! ¡Tengo una idea! - ¡Díme! - Vamos a avisar al equipo arqueológico americano. Esa gente es profesional y seguro sabe todo esto. - ¡Vale!
   Avisan al equipo arqueológico americano que viene con sus jeeps,trailers, caravanas y helicópteros llenos de aparatos científicos. Se meten en la pirámide y al cabo de dos años salen. - Vaya... sí que se han tomado su tiempo. ¿Qué han averiguado? -dice uno de los egipcios-. - Pues -responde el portavoz del equipo americano-después de laboriosas investigaciones hemos averiguado que esta pirámide fue construida entre el 1500 y el 2000 antes de Cristo. - ¿Sólo eso, después de dos años sólo han averiguado eso? - Pues sí.   Los dos egipcios deciden llamar a los investigadores alemanes. - Esos son más lanzados en este tipo de investigaciones.    Vienen los …

El Llano de Brujas (Murcia). Leyenda sobre su nombre.

Con esta entrada queda inaugurada la sección curiosidades, claro que también podía llamarle pueblos con nombre o historia curiosa, no sé de momento lo dejamos como curiosidades. Pues esta mañana estaba mi padre comentando algo sobre el nombre de algunos pueblos y me preguntó cual sería la razón del nombre de esta localidad murciana, el Llano de Brujas, así que buscando y buscando me encontré con una leyenda curiosa que reproduzco fielmente a continuación y luego dejaré el enlace por si alguien quiere saber algo más de la localidad.
El singular origen de su nombre    El topónimo de Llano de Brujas no revela raíz árabe como es el caso de otras pedanías de la Huerta de Murcia, pero atesora una historia peculiar. El erudito e investigador de la literatura popular murciana, Pedro Díaz Cassou, atribuye el origen del nombre de la pedanía a un curioso episodio protagonizado por un fraile carmelita, conocido como Padre Tomatera. La leyenda cuenta que este carmelita sufrió una alucinación o u…