Ir al contenido principal

Me está mirando IX

Le tocaba hacer guardia esa noche, aunque hubiera preferido quedarse en su casa tirada en el sofá viendo su programa musical favorito. Mac Farlane estaba medio adormilada en su mesa delante de la pantalla del ordenador. Gertrud, la enfermera de guardia, se acercó para llevarle un café caliente. Al depositar la taza sobre la mesa un ruido extraño llamó su atención y la de Mac Farlane que dio un respingo.
-Gertrud, acércate a ver qué pasa-dijo bostezando con cara de fastidio. -Parece que la doctora Svenson está aún en su consulta-contestó Gertrud.
-No digas tonterías, la doctora se fue hace más de una hora, anda vete a ver qué pasa.
Respiró hondo y se dirigió hacia el despacho de la doctora Svenson, por un momento creyó oír la risa de un hombre, pero las luces del despacho estaban apagadas. Abrió la puerta y encendió la luz, no había nadie. Se sobresaltó cuando de repente una ráfaga de aire hizo que se movieran las cortinas las cortinas y los papeles que habían sobre la mesa volaran cayendo…

Un día de playa cualquiera (I)


 Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es


 Cada verano, como viene siendo habitual, las redes sociales se llenan de la clásica foto "pinreles con mar de fondo".

¿Con que finalidad? Está claro, con la de anunciar al resto de parientes, vecinos y demás especímenes mirones que se pasean por sus muros, que han iniciado sus ansiadas vacaciones. Y a ti que ves esas fotos se te cae la baba de envidia. Pero no nos engañemos, tras esas fotos la historia puede ser muy distinta según el lugar escogido para tus vacaciones.
  Hoy os traigo un pintoresco ejemplo de lo que puede ser un día cualquiera en la playa según el lugar de vacaciones.

 Vacaciones en localidad costera masificada del tipo estás más agobiado que un murciano en una piscina de Pekín.

  Después de haber abandonado la colmena vas y te metes en un enjambre por aquello de no perder la costumbre. Y como comprenderás, un día en la playa en un lugar así es como iniciar la conquista diaria en un campo de batalla.

  Primera misión: Plantar la sombrilla. No es nada fácil, te lo aseguro. Vas con tu sombrilla buscando el lugar idóneo y, cuando encuentras un hueco, plantas tu sombrilla radiante y feliz como si hubieras puesto una pica en Flandes. Ya te digo.
Cuando has superado esa fase te das cuenta de que el campo de batalla está sembrado de "champiñones" de todos los colores y que tendrás que atravesar un kilómetro sorteando toda esa marea humana que te separa del agua. Así llegamos a la segunda misión.

  Segunda misión: Llegar al agua. Parece fácil ¿verdad? Pues no lo es. Para recorrer el camino de tu sombrilla color naranja fosforito (si hombre aquella que te regalaron en el supermercado de tu pueblo por la compra de un pack de zumos y otro de refrescos de cola)hasta el agua tienes que sortear al señor calvo y con bigotes que está feliz de conocerse sacando pecho y tratando de encoger barriga-aunque esa batalla la tenga más perdida que la batalla del Álamo-, a la suegra del "bigotes", un par de gemelos que no hacen más que tirarse bolas de arena, a la madre de los gemelos que va tras ellos y a dos señoras que no hacen más que darle las quejas. Y todo ello lo vas haciendo dando saltitos como un sapo borracho para no quemarte los pies.
  Cuando estás a punto de llegar al agua te da un sudor frío pensando si el amable señor al que le has pedido que le eche un ojo a tus pertenencias le da por hacer algo más que echarle un ojo, o sea una mano y la otra. Pero al tener a la madre septuagenaria sentada en su hamaca tomando el fresco no crees que llegue tan lejos. Así que, una vez tranquilizado, sigues andando hasta llegar por fin a la orilla; que más que una playa idílica, parece el desembarco de Normandía, pero como te ha costado lo tuyo llegar hasta allí te entras en el agua y punto. Eso sí sin moverte mucho, porque a poco que te muevas le entras un dedo en el ojo a la vieja del bañador negro con turbante azul que compite en achaques con su amiga, una octogenaria sueca con las brevas al aire. Aunque siempre hay algo bueno, haces amistad. El que no se consuela es porque no quiere.

  Tercera misión: Regresar a tu sombrilla. De nuevo en el campo de batalla. Vas regateando primero a un nigeriano que trata de venderte unas gafas de sol "mucho baratas", luego a un grupo del IMSERSO, tres adolescentes haciéndose selfies al lado del ligón de playa y a un chino vendiéndote "reflescos a un eulo" de una marca desconocida. Ya divisas tu champiñón naranja y los pies se te queman como sardinas en una parrilla, así que saltito a saltito regateas nuevamente cual jugador de fútbol a los gemelos que nada bueno están tramando. Sigues avanzando sin percatarte de que los gemelos han enterrado a su sufrido padre mientras echaba un sueño y, tras regatear de nuevo a uno de los gemelos que se mueve más que los precios, le pisas los cataplines al sufrido padre que grita espantado de dolor. Te acaban de sacar falta.
Al oír al sombrero chillar, disimuladamente vas caminando como si no pasara nada hasta alcanzar tu sombrilla y le das las gracias al vecino al que le habías pedido el favor de echarle un ojo, y no la mano, a tus pertenencias.
  Miras a tu alrededor por si alguien se ha dado cuenta de tu incidente con el sombrero chillón y los gemelos diabólicos. Compruebas que el sufrido padre aún se queja de dolor y los gemelos están sentados bajo su sombrilla castigados sin moverse el resto del día y entonces es cuando respiras hondo por fin disfrutando del entorno. Eso hasta la siguiente misión.

Cuarta y última misión: regreso a casa. Recoges todas tus pertenencias y vuelves al coche que lo tenías aparcado a pleno sol a unos tropecientos metros de la playa. Te sientas y parece como si de repente estuvieras en el infierno y los gemelos te estuviesen pinchando el trasero. El asiento del coche no puede quemar más. Y el volante está tan caliente que cuando pones tus manos pegas un grito que atraviesa la barrera del sonido. Soplas tus manos y pones el aire a toda pastilla empeorando las cosas porque el aire caliente del interior te achicharra las pestañas. Después que ya te has recuperado del shock metes la primera y te pones en marcha hacia casa, pero no pasas de la segunda marcha porque a esa hora todos se han puesto de acuerdo para ir de regreso a casa y, más que una caravana, parece una procesión. La saeta la pones tú.

  Tras dos horas y cuarto llegas a tu apartamento que está, según el anuncio por el que alquilaste, a cinco minutos de la playa y te duchas alegremente. Recoges tres kilos de arena incrustados en cuerpo, playeras, bañador y toalla. Cenas y te acuestas porque no puedes ya con tu cuerpo. Mañana será otro día.


Creative Commons Attribution Non-commercial No Derivatives 3.0 Seleccionar licencia

Texto registrado en Safe Creative Código de registro: 1507164648127 

Comentarios

  1. No quiero playa en esas condiciones. Dios, si leyendo la entrada e imaginándote la escena ya te produce estrés. Yo soy de vacaciones tranquilas, en la playa sí, pero en otras condiciones mucho más favorables. ¿Que esas condiciones no existen? Por supuesto que existen, es cuestión de buscar el lugar y el periodo vacacional apropiado. No me gustan las aglomeraciones. Tranquilidad, y relax que hay que cargar las pilas para la vuelta al curro. Muy bien descrito ese día de playa Isabel, lo has bordado. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gusta ir a la playa para pasar un día tranquilo no a que me agobien. Cuando he ido me he encontrado de todo. Días en los que me lo he pasado genial, sin agobios y disfrutando con la familia de un día maravilloso de playa. Otros, según la playa escogida, deseando volver a mi casa, porque solo le han faltado que me clavaran la sombrilla encima, porque hay gente le gusta estar apretado aunque tenga dos metros de playa vacío. Y no es coña, es real. Es como cuando vas de pesca y coges un pez, por pequeño que sea al rato tienes todos pegados al lado para ver si ellos pescan algo.
      De este tema también hablaré en alguna entrada, que también tengo experiencia en este campo, porque he ido muchas veces de pesca y tengo para contar un montón de anécdotas.
      Hay playas que son más tranquilas y otras que son para salir corriendo y no volver más. Y aún en las más tranquilas siempre te encuentras a algún tonto o tonta de turno que está por amargarte el día. Pero buen, yo me quedo con los días en los que disfrutas tranquilamente y te sirve para desconectar un poco de todos los problemas diarios, que es lo que todos buscamos: aparte de la diversión, por supuesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a