Ir al contenido principal

¿Síndrome postvacacional?





Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es


Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.
   En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  decida a mover el culo y se ponga a trabajar.
   Pero lo peor de la vuelta al trabajo es…soportar las mil y una mentiras del fantasma de turno. En todos los sitios siempre está el típico o la típica que te cuenta sus batallitas como si de una novela se tratase. Las mejores historias son las suyas, su lugar de vacaciones es un paraíso y no hablemos de las fiestas que se ha pegado. Aunque se haya aburrido como una ostra o su apartamento esté adosado a una macro discoteca, el caso es que tiene que estar por encima de todos los demás y punto. Lo suyo siempre será mejor. Y en nuestra redacción ya tenemos a Julio, el de deportes, que es tan fantasma que solo le faltan las cadenas.
    Esta mañana se presentó como de costumbre con su sonrisa de anuncio de pasta de dientes, y su moreno “requemao”. Y para no perder tiempo antes del café ya estaba con sus batallitas. Yo como aún estaba con mi cerebro en off, no le presté atención. Solo le noté que me miraba con cierta curiosidad, pero como aún estaba el inconsciente al mando de mi cerebro pues no me enteré muy bien.

Llegó la hora del almuerzo y aquel fanfarrón desplegó todo su monólogo sobre sus conquistas. Para aderezar sus cuentos chinos nos deleitaba con fotografías de cada una de sus supuestos ligues, y digo supuestos, porque a día de hoy no hemos conocido a ninguna.  Cual sería mi sorpresa cuando en una de esas fotos me pareció ver a las dos rubias imponentes que vimos en la playa hace unas semanas, que en realidad eran dos travestís búlgaros. Fue automático, me empecé a reír con unas ganas que hasta lloraba. Nadie comprendía mi reacción, salvo Julio que me miraba con cara de preocupación. El resto de compañeros me miraba y me preguntaban por qué me reía de las chicas. Hasta que Lola, nuestra compañera de sucesos, también las reconoció porque las rubias imponentes habían sido detenidas por robo hacía dos días. Así que el cachondeo no se hizo esperar. Pobre Julio, no sabía dónde meterse. Su sexy moreno requemao se tornó en un color “moreno acojonao”.
Para salir airoso de la situación, el muy capullo, decidió trasladar la tensión del momento sobre mi persona. Así que deslizó la duda sobre la existencia de Chris y me retó a enseñarles una foto, pero como mi jefa me acababa de llamar en esos momentos pasé olímpicamente de aquel fantasma y me fui a cubrir la noticia.

     Cuando volví aún estaban con el temita de marras sobre Chris. La duda quedó inmediatamente despejada, no porque les enseñara ninguna foto. No hizo ninguna falta, me di cuenta por la cara de Julio. Los ojos se le salían de las órbitas y la boca parecía un buzón. Era Chris que se había pasado por la redacción para ir a comer juntos. A mí en ese momento se me pasó de golpe la pereza postvacacional y todas las perezas juntas.  Julio se quedó sentado rompiendo todas sus fantasmadas de verano.

Comentarios

  1. Un muy buen castigo al tal Julio. El bocazas de turno que lo único que sale por su boca son fantasmadas de quiméricas conquistas que solo él se las cree. A lo mejor los dos travestis le pusieron la parte de atrás como la bandera de Japón. Es posible. Oye quizá en un momento de descuido... Esta gente tan fantasma en el fondo no dejan de ser unos cebollinos e insufribles idiotas, por eso no me extrañaría que los dos travestis hasta le hubieran quitado las telarañas del fogón.

    ResponderEliminar
  2. Huy no sé al tal Julio lo que le pasaría, pero a juzgar por la cara creo que se llevó una gran sorpresa y quizás le dejaron limpia y reluciente la cartera. Es que cuando se van con dos copas de más la noche les confunde y luego pasa lo que pasa.

    ResponderEliminar
  3. A cualquiera se le pasa la " pereza postvacacional" viendo el " moreno acojonao" de Julio...jajaja.
    Me ha encantado Isabel, genial.

    Besazos!!

    PD: Lllego por casualidad a tu blog peeroooha sido una sorpresa buenisima. Me quedo por aquí :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le he dado unos días de descanso a mi reportero para que se adapte a su nuevo piso y a su rutina diaria, sobre todo a la rutina de aguantar a Julio, el de la sección de deportes. Es que es muy fantasma el pobre.
      PD: Bendita casualidad, yo encantada que estés por aquí. Un besazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Van dos egipcios por el desierto. De repente uno tropieza con algo. - ¡Oye, mira qué roca mas rara! - Sí, parece una pirámide Se ponen a excavar ambos y desentierran una pirámide. - ¡Es una pirámide! - ¡Vaya que sí! ¡Tengo una idea! - ¡Díme! - Vamos a avisar al equipo arqueológico americano. Esa gente es profesional y seguro sabe todo esto. - ¡Vale!
   Avisan al equipo arqueológico americano que viene con sus jeeps,trailers, caravanas y helicópteros llenos de aparatos científicos. Se meten en la pirámide y al cabo de dos años salen. - Vaya... sí que se han tomado su tiempo. ¿Qué han averiguado? -dice uno de los egipcios-. - Pues -responde el portavoz del equipo americano-después de laboriosas investigaciones hemos averiguado que esta pirámide fue construida entre el 1500 y el 2000 antes de Cristo. - ¿Sólo eso, después de dos años sólo han averiguado eso? - Pues sí.   Los dos egipcios deciden llamar a los investigadores alemanes. - Esos son más lanzados en este tipo de investigaciones.    Vienen los …

El Llano de Brujas (Murcia). Leyenda sobre su nombre.

Con esta entrada queda inaugurada la sección curiosidades, claro que también podía llamarle pueblos con nombre o historia curiosa, no sé de momento lo dejamos como curiosidades. Pues esta mañana estaba mi padre comentando algo sobre el nombre de algunos pueblos y me preguntó cual sería la razón del nombre de esta localidad murciana, el Llano de Brujas, así que buscando y buscando me encontré con una leyenda curiosa que reproduzco fielmente a continuación y luego dejaré el enlace por si alguien quiere saber algo más de la localidad.
El singular origen de su nombre    El topónimo de Llano de Brujas no revela raíz árabe como es el caso de otras pedanías de la Huerta de Murcia, pero atesora una historia peculiar. El erudito e investigador de la literatura popular murciana, Pedro Díaz Cassou, atribuye el origen del nombre de la pedanía a un curioso episodio protagonizado por un fraile carmelita, conocido como Padre Tomatera. La leyenda cuenta que este carmelita sufrió una alucinación o u…